Con un poco de usabilidad

Hace poco presentábamos el rediseño del sitio web de nuestra Facultad y realizábamos una presentación en la que explicábamos más en profundidad a nuestro público más cercano las razones de los cambios. El nuevo diseño fue bien recibido aunque somos conscientes que planean sobre él algunos problemas elementales relacionados con la usabilidad y la accesibilidad. Pero en este sentido también explicamos que vamos a seguir trabajando para mejorar este espacio y seguir adaptándolo lo máximo posible a las características de nuestros visitantes.

La gente salió satisfecha de aquellas explicaciones pero creo que con algunos problemas conceptuales. Me explico. A la salida se me acerco una persona que conoce nuestra línea de trabajo y me dijo: ¡Como ha mejorado la página al ponerle mayor usabilidad!. No pude por menos que acordarme de ArguiñanoArzak y compañía al haber conseguido echar ese ingrediente que le faltaba a nuestra web. Ahora si que estaba rica rica!.

No es que piense que la usabilidad está de moda pero la utilización del término sí. La página es mejor porque tiene usabilidad. Hablamos de dos términos relativos (mejor-usabilidad) y completamente “sustantivizados”. ¿Qué es mejor o peor?¿Qué es tener más o menos usabilidad? Ahora los sitios tienen imágenes, textos, vídeos, banners y usabilidad.

En la presentación hablé de un acercamiento al usuario, de un diseño preocupado por las necesidades de este e incluso de lograr progresivamente una página más útil y usable pero no recuerdo desvelar los ingredientes como si fuera una poción mágica.Supongo que con el tiempo todo volverá a la normalidad y conseguiré explicarme con más acierto.

Hablamos de una disciplina muy reciente pero con fuerte consolidación. Con un alto porcentaje de profesionales con una experiencia de más de 4 años y autoformados. Y esto no lo digo yo, lo dicen nuestros colegas de Cadius, que se han currado un estudio que analiza las necesidades formativas de los profesionales de la Interacción Persona-Ordenador en España y Latinoamérica. Esto significa que la gente empezará a entender el concepto (me incluyo) y a aplicarlo con sentido de la misma manera que hablamos de configurar un ordenador, descargarse un archivo o crear una weblog (con ese espanglish tan instaurado que tan poco le gusta a Juan Carlos García). De momento seguiré aprendiendo a explicar las cosas e intentaré hablar con más propiedad para no transmitir malos hábitos.

Un evento con fundamento

Fundamentos web 2006
Acabo de registrarme en Fundamentos web 2006 y, sin duda, el panorama es tremendamente atractivo. Este año la organización va a contar con un elenco de personajes que sólo con un vistazo a sus currículos merece la pena quitarse el sombrero. Todos aseguran que la ponencia estrella es del distinguido Vinton G. Cerf, considerado el padre de la red de redes y vicepresidente y jefe de evangelización de Internet en Google.Les aseguro que no dudo de la importancia de un hombre con tantos méritos, haberes y aportaciones en el mundo de la tecnología. Pero no es mi objetivo en este congreso.

Creo que me voy a sentir más cómodo escuchando a tipos como , Daniel K. Appelquist o Luis Villa. No se si es su trabajo, sus logros o el hecho de visitar en exceso sus espacios pero me siento más cercano. A lo largo de la historia de Internet han surgido un sinfín de nombres que han realizado aportaciones de gran relevancia y que su trabajo y esfuerzo ha sido clave en el desarrollo actual de la red. Pero me gusta incluir entre esos nombres a aquellos que desde la nada, desde una pequeña idea surgida al despertarse, al tomar un cafe o al charlar con amigos han llevado hasta lo más alto productos, negocios, espacios… que hoy en día nos demuestran el verdadero significado de la evolución en Internet. Os aseguro que me he topado en alguna ocasión con personas de este calibre y conversar con ellos es como estar leyendo un libro de aventuras. Son auténticos anecdotarios, ejemplos de constancia y persistencia y creo que una pequeña parte del «fundamento» de nuestra web.En cualquier caso y si tenéis ocasión de echar un vistazo al programa podréis ver que no hay desperdicio y que desde aquí me marco un «olé» para la organización.

Ojalá todo salga a la perfección y podamos disfrutar de unos días en Oviedo con buena compañía y aprendiendo y creciendo todos juntos, que eso es lo que importa. Los resultados del evento anterior, al que desgraciadamente no pude ir, creo que fueron increibles así que esperemos que este año que la asistencia la tengo confirmada (cruzo los dedos) podamos sacar todos el máximo provecho. Nos vemos en octubre.