Jerusalem y la esperanza de nuevas experiencias 3D

Sabemos que la industria cinematográfica ha conseguido reinventarse en los peores momentos de su historia, de tal forma que cada vez que alguien ha hecho saltar las alarmas avisando de su muerte se ha producido un nuevo giro capaz de encumbrar nuevamente al séptimo arte.

La tecnología y el cine digital 3D puede que hayan contribuido a uno de esos últimos giros que, a fuerza de ser explotados, comienzan a ser una condición mas (que no la única) reclamada por los espectadores para visitar una sala y vivir nuevas experiencias.

3DTopper_HDK_01_13

Estas experiencias pueden ser compartidas con los demás pero necesitamos vivirlas en primera persona porque son la única manera de disfrutar del espectáculo, de expresarlas como algo único e irrepetible que hemos conseguido incorporar a nuestro repertorio de buenas (o malas) experiencias.

Sin embargo no debería ser la principal razón para reinventar el cine (a no ser que estemos plenamente dispuestos a odiar definitivamente el 3D).

Muchos estarán de acuerdo conmigo que no hay muchas películas que necesiten de la tecnología para cautivar a la crítica, al público y ser un éxito de recaudación. Incluso podríamos decir que se ha producido el efecto contrario. Películas que siguen la línea de las grandes producciones en 3D pero después no cumplen con las expectativas y se convierten de forma ineludible en sorprendentes fracasos.

En mi opinión no podemos dejar que la tecnología sea un imperativo pero sí el vehículo para alcanzar, en los casos que corresponda, la experiencia «inmersiva», única e irrepetible que el espectador pueda desear.

Películas como AvatarAlicia en el país de las maravillas o la trilogía Toy Story superaron esa prueba de fuego pero ahora llega el momento de volver a hundir el espectáculo. El 3D no es suficiente y a su vez llega el momento de reinventarlo una vez mas.

Las experiencias multimedia de Taran Davies y Dominic Cunningham-Reid en Cosmic Picture junto a las de George Duffield y Meg Thomson en Arcane Pictures, puede que sean la solución a un nuevo giro cinematográfico. Gracias a la información que encuentro en Business Insider ambas empresas están produciendo conjuntamente y desde hace un tiempo Jerusalem, una película en IMAX 3D que explora la riqueza, diversidad y belleza de la ciudad sagrada.

Jerusalem

El proyecto no solo constituye un reto como producción cinematográfica. Trata igualmente de presentar una visión excepcional de Jerusalén como una ciudad de gran relevancia universal, histórica, espiritual, cultural y arqueológica. Además busca promover todos sus valores fomentando a su vez el respeto, la tolerancia y la buena voluntad entre judíos, cristianos y musulmanes.

El trailer creo que te ayudará a comprender los grandes retos que se han marcado y a descubrir en este nuevo tipo de experiencias una gran vía de escape para la industria. Una vía de escape que combina espectacularidad, entretenimiento y placer con importantes componentes culturales y educativos que aumentan las posibilidades de lograr buenas experiencias en los espectadores.

[vimeo]http://vimeo.com/15034110[/vimeo]

No se si las salas estarán preparadas para este tipo de producciones (según dicen se lanzará en 2013) pero espero que esto no sea un inconveniente para lograr un nuevo éxito en taquilla.