Sesión UX en MeBA en Zaragoza

El Máster en Administración Electrónica de Empresas (MeBA) de la Universidad de Zaragoza ha organizado, para este jueves 24 de mayo, una sesión sobre Experiencia de Usuario y administración electrónica que tendré el placer de impartir, gracias a la invitación de su director Alfonso López Viñegla (@cuadrodemando), profesor de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de dicha universidad.

Materiales UX: Evaluación de la usabilidad

La UOC acaba de publicar en abierto y bajo licencia Creative Commons materiales didácticos del Postgrado en Interacción Persona-Ordenador.

Este primer bloque que ya está disponible, y en el que he participado en dos módulos, trata el tema de la «Evaluación de la usabilidad» con los siguientes puntos:

1. Introducción a la usabilidad y su evaluación / Sergio Ortega
2. Métodos de evaluación sin usuarios / Mónica Zapata
3. Métodos de evaluación con usuarios / Amaia Calvo-Fernandez, Alicia Valls, Sergio Ortega

En las próximas semanas se van a seguir publicando materiales y recursos de este posgrado. Puedes informarte en uxed.org

 

Recomendaciones para una formación UX

Se comenzó a hablar de experiencia de usuario en 1986. Norman y Drapper editaron User Centered System Design: New Perspectives on Human-computer Interaction y en su interior Brenda K. Laurel publicaba Interface as Mimesis (PDF, 1 Mb ) utilizando referencias claras al concepto.

En 1995 Norman volvía a la carga con sus colegas de Apple, Jim Miller y Austin Henderson, presentando un artículo «muy Cupertino»: What You See, Some of What’s in the Future, And How We Go About Doing It.

Todas estas personas (y otras muchas mas) ayudaron a construir las bases para el desarrollo de diferentes comunidades profesionales (arquitectos, diseñadores de interacción, especialistas en usabilidad y accesibilidad…) que hoy trabajan conjuntamente para conseguir que los productos interactivos que consumimos sean útiles, fáciles, cómodos, intuitivos, placenteros…

Sin embargo, cuando te acercas a la experiencia de usuario desde cualquiera de los perfiles profesionales que la integran, la principal recomendación que se suele hacer es que seas autodidacta porque no existe un proceso formativo o un entrenamiento formal que avale tu desarrollo profesional.

Es cierto que contamos con libros, artículos, blogs o personas de referencia con quienes puedes aprender a partir de eventos, cursos, talleres… Pero ni siquiera el aprendizaje por estas vías puede asegurar tu calidad profesional.

Diane Cherie escribía hace un tiempo sobre este asunto destacando que no hace falta una educación formal para ser un buen diseñador UX, entre otras cosas porque los atributos esenciales que definen a un diseñador de éxito están lejos de un riguroso proceso formativo.

1.) Inquisitive nature
2.) Interest in human behavior
3.) Creativity

Se entiende que una cosa no quita la otra. No es que haya que prescindir de la riqueza del diseño o de las buenas ofertas educativas que hay en el mercado y esperar sentado a que te lleguen estas habilidades por ciencia infusa. La práctica constante, la escucha y la atención que puedas prestar a los consejos o experiencias de los demás (sin olvidar la participación) siempre serán un valor añadido que te permita explotar «tu curiosidad, tu interés por el comportamiento humano o tu creatividad».

No soy de esas personas que recopila consejos insípidos y que los enumera aportando mas dudas a una profesión compleja de entender. Entre otras cosas porque reconozco que explicar qué es la experiencia de usuario es tan difícil como explicar cualquier otra profesión.

No hay una sola definición precisa de tres líneas que facilite la comprensión de todo un campo de conocimiento y, si así fuera, nunca sería suficiente para englobar las líneas de especialización que han ido surgiendo. Incluso puede parecer extraño que haya que integrar la curiosidad, la observación, el interés por el comportamiento humano o la creatividad y además convertirlos en valores primordiales en UX. Pero en dosis adecuadas te aseguro que constituyen la clave del éxito.

Sobre este asunto Fred Sampson (@fsampson), referencia imprescindible de la UX, escribía en 2005 Back to school for UX, un artículo lleno de preguntas sobre formación en HCI y experiencia de usuario. Preguntas que podríamos plantearnos hoy en día y que seguirían sin tener una respuesta clara. Pero entre todas esas preguntas alguna solución:

Where’s UX training coming from? From an assortment of conferences (such as DUX, STC, CHI, UPA) and commercial offerings (for example, HCI International, User Interface Engineering, Nielsen-Norman Group), from books and magazines, from seminars and presentations hosted by various local organizations (STC and UPA chapters, BayCHI, BayDUX, even co-sponsored meetings), from associating with experts, picking their brains, watching them work, sharing perspectives, and working on multidisciplinary teams. Sometimes we’re lucky, and our home society reaches out and reels in a presentation by someone outside our immediate field, as when Silicon Valley STC brings in Jared Spool to discuss usability and user needs for an evening.

Nada nuevo bajo el sol desde entonces. Aprender de los mejores y participar de sus proyectos sigue siendo una gran solución. El gran inconveniente que podemos encontrar en las palabras de Sampson es que el contexto cultural y la evolución de la HCI y la UX en cada país es determinante para el desarrollo formativo y profesional.

En este sentido España no puede quejarse. El nivel alcanzado y la valoración que se hace de los profesionales de la experiencia de usuario en las empresas es muy bueno. Las ventajas de contar con un equipo UX o con diseñadores especializados son tan altas que podemos decir abiertamente que hay oportunidades laborales, las cuales van acompañadas de una oferta formativa muy interesante (dos ejemplos muy distantes pero igual de válidos:desde el lado internacional UX School y desde el lado nacional Programa Vostok o UX Learn).

En definitiva y desde mi opinión:

-El talento se valora y cada vez mas.
-Hay formación aunque todavía falte mucho recorrido y una mayor oferta.
-Las oportunidades laborales existen pero no todos valemos.
-En España hemos sabido diseñar el éxito de la misma manera que hemos diseñado auténticos fracasos. Y de todos ellos tenemos buenos ejemplos con los que aprender.
-Por suerte no tenemos gurús pero tenemos personas con mucha experiencia y con una gran capacidad de comunicación.
-De los encuentros mas informales también se aprende.
-El trabajo en equipo y multidisciplinar sigue siendo un gran reto y un lugar real de aprendizaje.

¿Se te ocurre algún consejo o recomendación para todos aquellos que están empezando?
¿Qué echas de menos cuando se habla de formación UX?

 

 

La parte humana de la experiencia de usuario

Gord Hotchkiss habla en su artículo Understanding The Human Part Of The User Experience sobre algo que parece evidente pero que es necesario recordar para no alterar el significado de la experiencia de usuario.

Tratar de entender qué necesita o quiere el ser humano significa evaluar su comportamiento como seres humanos, no como máquinas que ofrecen datos y que están preparadas para alcanzar objetivos.

Se trata de un aspecto que no es fácil respetar porque acostumbramos a procesar muchos datos y los convertimos automáticamente en respuestas y comportamientos humanos. ¿Es esa la mejor y la única manera de entender y trabajar la experiencia de usuario?.

My point, and there is one, is that we consider user experiences and test usability, we have to have a fine appreciation for what makes humans human. All too often, usability testing relies on reams of data, crunched and analyzed in a zillion different ways. We examine bounce rates and benchmarks, as if our users were machines and the answers we seek can be arrived at mathematically.

The irony of usability is that, most often, we try to understand what humans want without ever talking to one directly. We rely on a spreadsheet to reveal the mysteries and subtleties of the human condition. We reduce the magnificence of the human brain to nothing more than a machine, something that can be understood by examining inputs and outputs.