Cómo destruir la universidad (americana) en cinco sencillos pasos

En Junct Rebellion, Debra Leigh Scott y Chris LaBree han comenzado su particular batalla para luchar contra el hundimiento y la desaparición del auténtico sistema universitario americano. En su opinión, en los últimos 30 años se ha ido tejiendo una universidad corporativista, gobernada y administrada por una maquinaria que busca el beneficio inmediato y la generación de ingresos a partir de actividades de dudosa objetividad.

Siendo mas claros, los autores de este blog (que a su vez trabajan en un libro y un documental sobre este asunto) definen la universidad como una fábrica de títulos, una «Edu-fábrica», que considera a los estudiantes como clientes y contrata a profesores por semestres, pagándoles sueldos bajos y sin dotarles de recursos o formación para hacer frente a las exigencias del sistema.

En definitiva, las necesidades de los estudiantes, el valor del profesorado y la esencia de la investigación se reducen al mínimo en la búsqueda de un mayor número de ingresos que beneficie a unos pocos.

En su última entrada en el blog, How The American University was Killed, in Five Easy Steps (que ya cuenta con mas de 500 comentarios), hablan sin tapujos de la realidad del sistema educativo de educación superior americano y marcan 5 razones por las cuales la universidad ha sido y está siendo destruida:

1- Falta de financiación y reducción de fondos a las universidades públicas.
2- Empobrecimiento, desprofesionalización y falta de atención al profesorado.
3- Gobierno y toma de poder/control por parte de una creciente clase administrativa.
4- Aumento de la cultura corporativa centrada en el beneficio inmediato y la generación de ingresos.
5- Destrucción de la calidad del estudiante – destrucción de la calidad de la educación.

Quizás sea un buen momento para tomar nota y, sin llegar a un tono excesivamente derrotista, observar el estado y la situación de nuestras universidades. No me atrevo a argumentar una destrucción de nuestro sistema universitario pero algunos de los pasos o razones que explican en Junct Rebellion nos pueden ser muy útiles.

While claiming to offer them hope of a better life, our corporatized universities are ruining the lives of our students.   This is accomplished through a two-prong tactic: you dumb down and destroy the quality of the education so that no one on campus is really learning to think, to question, to reason. Instead, they are learning to obey, to withstand “tests” and “exams”, to follow rules, to endure absurdity and abuse. Our students have been denied full-time available faculty, the ability to develop mentors and advisors, faculty-designed syllabi which changes each semester, a wide variety of courses and options. Instead, more and more universities have core curriculum which dictates a large portion of the course of study, in which the majority of classes are administrative-designed “common syllabi” courses, taught by an army of underpaid, part-time faculty in a model that more closely resembles a factory or the industrial kitchen of a fast food restaurant than an institution of higher learning.

Blogs&sites UX

Attack of design: Blog del diseñador francés Sacha Greif que cuenta con un listado importante de post recomendables. Entre ellos Why There Is No Such Thing As A User Experience Designer con afirmaciones rotundas sobre UX:

Don’t get me wrong, I’m not saying it’s not a real job. But I feel like it should be called something else, like maybe “Prototype Designer”, or “User Experience Consultant” if the person comes in at a later stage to analyze an existing site.

DesignADay: Blog del diseñador de interacción Jack Moffett. Tiene una serie de posts que recogen recursos y recomendaciones de lectura sobre diseño de interacción. El mas reciente sobre revistas.

Design for emotion: Web promocional del libro que lleva el mismo título escrito por Trevor van Gorp y Edie Adams. Puedes descargar el primer capítulo de forma gratuita y leer algunas de la entradas en su blog que introducen algunas de las cuestiones tratadas en el libro.

Usability Geek: Blog del diseñador maltés Justin Mifsud. No son muchos los post que ha escrito hasta ahora pero suficientes para hacer mucho «ruido» en Twitter. Su serie «diferencia entre» le ha permitido llamar con fuerza a la puerta y marcar un punto de distinción a la hora de escribir sobre usabilidad,accesibilidad o UX.

Empleos y sueldos($) en Experiencia de Usuario

Atendiendo a los datos ofrecidos por Indeed y GlassDoor, la compañía americana Onward Search hace un repaso a las profesiones más demandadas en UX y nos indica las generosos sueldos que se cobran al año (me ahorro la traducción de la profesión para no generar demasiada confusión):

User Experience Strategist: Entre 67.000 y 135.000 dólares.

Usability Analyst: 81.000 dolares.

User Interface Designer: Entre 84.000 y 155.000 dólares.

Interaction Designer: 91.000 dólares.

Information Architect: 104.000 dólares.

Cualquier comparación con las profesiones y sueldos ofrecidos en otros países tendrá poca utilidad dado que tendríamos que valorar aspectos sociales, culturales, económicos…

De la información ofrecida por Onward Search me ha convencido la brevedad con la que han definido las competencias y responsabilidades de cada profesional.

 

Diseñadores que creen en sí mismos

Michael DiTullo nos explica en design mind, el blog de frog design, cómo fue «la conversación» con un grupo de estudiantes de la Universidad de Cincinnati y cuáles fueron los temas abordados.

Sus conclusiones son directas y su experiencia es un gran ejemplo que explica lo que pasa cuando llevas a un profesional a la universidad o, entendido de otra manera más metafórica, cuando llevas una universidad a un profesional.

En este caso, DiTullo como profesional del diseño y la creatividad, se lanza a contar desde su experiencia y evitando cualquier academicismo (I didn’t want to talk to the students, but talk with them...) la situación actual de la profesión y el futuro que la depara.

Me parece especialmente sincero y motivador, y eso que sus frases incluyen conceptos como «problemas», «impredecible» o «caos». Pero es un diseñador que cree en sí mismo y en el resto de colegas de profesión. Eso ya es mucho.

There is no path to follow was the thrust of the conversation. Our field was founded by a diverse array of illustrators, engineers, and architects, and it will continue to be diverse. There will be no one right way to be a designer. It will be what we make it. This chaos will continue to be the beauty of our profession, as our motley band of creatives who are not artists, nor scientists, continue to solve problems and impact culture in unpredictable ways. We use non-linear thinking explained through stunningly visual and tactile media to convince linear thinkers to take risks they never would other wise. Our thinking is not easily understood but our solutions seem obvious afterward. Through chaos comes the auto-evangelical. This is our value.

To force our thinking into repeatable process destroys that value. To do our work, we do not need others to understand, instead we need them to understand that they do not understand. Through mutual respect and collaboration, we work together with other disciplines to make tomorrow.