La pureza de las formas geométricas

Un ejercicio muy sencillo que realizo de vez en cuando en mis clases cuando comenzamos a hablar de diseño consiste en pedir que, a partir de formas geométricas básicas, se llegue a la definición conceptual de un objeto, producto o servicio. Algo que pueda ser posteriormente utilizado como icono o como el inicio de una marca, la identidad, pero que, en su origen, sirva para dar sentido a un primer proceso de creación en diseño.

castle_piano

Les permito combinar diferentes figuras geométricas, superponerlas, sumar o restar partes de las mismas pero siempre jugando con proporciones, simetrías, asimetrías… que den al conjunto un orden y equilibrio perceptual. Eso significa dibujar previamente en papel, dedicar tiempo a bocetar, medir, observar posiciones… En definitiva, elegir entre un universo de posibilidades. Al fin y al cabo, el diseño es elegir ¿no?. Y si nos ponemos mas exquisitos, saber elegir.

mountain

El resultado nunca es fácil ya que «restringir» el proceso de creación siempre genera un «bloqueo mental» que impide que hagamos un uso correcto de la simplicidad para llegar a representaciones significativas de la complejidad. A esto se suma que es necesario comprender las leyes perceptuales y principios elementales del diseño (forma, posición, dimensión, orientación, relación, color…) para llegar a una correcta y equilibrada composición.

Reconozco que disfruto con este ejercicio y aprendo mucho ya que dedicamos algún tiempo a analizar y descomponer los trabajos realizados, corrigiendo y mejorando cada composición.

Alex Pankratov me ha dado una idea para este ejercicio que lo complica todavía mas. ¿Y si sólo utilizamos una única figura geométrica?. La propuesta de Pankratov puede verse en su propio avatar, un sencillo cohete espacial al que ha ido dando forma sumando círculos.

rocket_pankratov

Merece la pena hacer este esfuerzo de simplificación y buscar propuestas similares haciendo uso de rectángulos, cuadrados, triángulos…

Icono papelera

Las formas geométricas facilitan alternativas, abren posibilidades, definen el comienzo partiendo de un lenguaje puro y sobrio. Son ineludibles aunque eso no quita que podamos admitir su parcialidad.

Pero las buenas composiciones han sabido aprovecharse del saber geométrico y enriquecerlo hasta encontrar nuevos caminos, nuevas relaciones que no restringen, al contrario, aumentan el discurso morfológico.

Trabajos de Maria Corte

Trabajos de Maria CorteImágenes de María Corte

El diseño de objetos cotidianos

El pasado 3 de diciembre publicaba Pere Rosales (@prosales)  un tweet  sobre el diseño del semáforo Eko. Una gran idea que, efectivamente, puede ser comparable a la barra de progreso de muchas aplicaciones y sitios.

relogik_1

El proyecto forma parte del showcase Relogik, del diseñador industrial Damjan Stanković. Pero creo que no se trata del único proyecto interesante. En todos sus trabajos se aprecia ese punto creativo que se incorpora al diseño respetando los aspectos más relevantes para el éxito del producto: utilidad, apariencia, racionalización, forma, usabilidad, placer…

letout-outlet

leaning towel

No es tarea fácil y no logramos alcanzar esa conjunción tan rápidamente. El proceso exige hacer frente a muchos problemas relacionados en muchos casos con el significado de los productos, la cultura en la que están inmersos, el mensaje que pretenden trasmitir que les hace inalterables o, simplemente, su atractivo.

Twister

Dose & Serve

Pero viendo los trabajos de Stanković puedes ver que superar esas dificultades es posible. Se puede invertir por completo la experiencia con un producto o seguir manejando su atractivo sin perder funcionalidad o significado. Magníficos ejemplos que demuestran que podemos ir más allá de las consideraciones básicas para preocuparnos aun más de nuestro entorno y de nuestras actividades habituales.