Responsive Web Design o Diseño web sensible

Hay que reconocer que la traducción de Responsive Web Design como diseño web sensible no parece la mas apropiada pero es la que ya está mas extendida. El concepto, creado por Ethan Marcotte (@beep) y publicado por primera vez en su artículo de A List Apart, ya está en plena expansión y supone el pistoletazo de salida a una nueva etapa de nuestra evolución digital.

Hubiera preferido diseño web adaptativo, adaptable, escalable o incluso flexible pero, sea cual sea su denominación, anticipa una nueva y potente forma de crear, diseñar y desarrollar sitios web. Si seguimos por esta línea las cosas van a cambiar mucho y los diseñadores ya están ampliando su horizonte de posibilidades, perspectivas y oportunidades.

Responsive Web Design by Ethan Marcotte

Algunos comienzan a ofrecer diseño sensible y otros lo demandan con urgencia para no morir atrapados en una constante adaptación de sitios a dispositivos, plataformas, formatos… Veremos éxitos indiscutibles, desastres naturales y chapuzas solidarias.

Las empresas e instituciones lucharan nuevamente por renovar sus espacios pero la transición será lenta y dolorosa, especialmente si las decisiones las toma el directivo, jefe o mandamás de turno convertido en «experto-opinador en desarrollo web y redes sociales varias». Incluso presupuestos enormes y cuentas gestionadas por vendehúmos harán las delicias del futuro online de nuestros gobernantes, que no de los gobernados.

Pero hasta que todo esto llegue disfrutaremos con los buenos ejemplos que ya pueblan la red y seguiremos trabajando por optimizar y mejorar experiencias visuales. Es todo un reto y, en este caso, creo que volverá a merecer la pena porque el concepto como tal, sea cual sea su nombre, es bueno, muy bueno. Aumenta la utilidad y funcionalidad de los sitios que visitamos generando a su vez nuevas tendencias en diseño y nuevos  estándares que nos obligarán a ponernos las pilas para saber qué ofrecer y cómo ofrecerlo.

Si quieres saber mas tienes el libro Responsive Web Design, escrito por Marcotte y publicado hace unos meses. Pero también comienzan a publicarse interesantes entradas y artículos en diferentes lugares. En Fuse Interactive tenemos un buen ejemplo. Niall Morgan habla de Responsive Web Design y describe de forma resumida el funcionamiento:

The magic of responsive web design is the use of media queries. Media queries are something that has been around since CSS 2.1 in the form of media types but was limited to declaring things like stylesheets for print. When the W3C began working on CSS3 they created the @media query to take it to the next level. In CSS3 media queries allow you to get specific properties of the users browser and operating system such as screen width and screen orientation. With that information we can dynamically change the layout of the site for anything from a 24 inch monitor all the way down to a smart phone.

Actualización 02/01/2012

Dos interesantes referencias que nos hablan de los problemas e inconvenientes del Responsive Web Design:
Responsive Web es un técnica incompleta por César Soplín (via UXLearn)
-Desde el post de César…  Responsive Design is Irresponsible por Kevin John Gallagher.

Estoy de acuerdo con algunos de sus planteamientos y entiendo que no es posible considerar el Responsive Web Design como la solución definitiva, única y final de cualquier site. Valoro esta innovación y su posible evolución ya que ofrece nuevas oportunidades y deja atrás prácticas tremendamente complicadas, poco eficientes.

 

La nueva ISO 9241-210 ya no habla sólo de recomendaciones

El estándar internacional ISO 13407Human centred design for interactive systems») ya ha sido sustituido por la nueva ISO 9241-210Ergonomics of human-system interaction«).

La ISO 9241 vió la luz en la década de los 80 bajo el título «Ergonomic requirements for office work with visual display terminals«. Desde entonces se han sucedido cambios importantes en su estructura y se ha conseguido que su evolución no sólo se adapte a los nuevos mercados, sino también que garantice las características necesarias y deseables (calidad, seguridad, eficiencia, seguridad…) de miles de productos y servicios.

A mediados de 2009 el comité ISO/TC159/SC4 valoró realizar esta modificación y adecuar así la ISO 13407 al resto de normas que son competencia de dicho comité.

La nueva estructura acoge por tanto esta nueva numeración, la 210 que, entre otras cosas, destaca por modificar la forma de asegurar su seguimiento. Se deja de utilizar la amable palabra «recomendación» para comenzar a hablar de «requisito».

Todo esto lo explicaba muy bien Tom Stewart, presidente del comité ISO/TC159/SC4, responsable de estas y otras revisiones en torno a la ISO 9241:

This is why I am excited about the recent publication of ISO 9241-210, the revision of the human-centred design standard ISO 13407. As I reported in October, the new standard remains largely unchanged, with one major exception. The four key human-centred design activities are no longer just recommendations, they are ‘requirements’. This means that people can now claim that they follow the ISO 9241-210 human centred design process. To do so, they have to ensure that they:

– Understand and specify the context of use (including users, tasks, environments);
– Specify the user requirements in sufficient detail to drive the design;
– Produce design solutions which meet these requirements;
– Conduct user-centred evaluations of these design solutions and modify the design taking account of the results.

Stewart ya advertía que el concepto experiencia de usuario iba a tomar más peso en la nueva norma e iba a ser definido a partir de otros conceptos que ya habían sido abordados por el comité como usabilidad o interacción.

usabilidad y experiencia de usuario by neospot.se

De esta forma el deseo de encontrar en la experiencia de usuario una guía de trabajo y convertirlo en el concepto paraguas tomaba sentido según avanzaban las conversaciones:

In the revised standard we define it as ‘all aspects of the user’s experience when interacting with the product, service, environment or facility’ and we point out that ‘it is a consequence of the presentation, functionality, system performance, interactive behaviour, and assistive capabilities of the interactive system. It includes all aspects of usability and desirability of a product, system or service from the user’s perspective’

El resultado es una renovada norma que se suma a otras cuantas más elaboradas por la ISO como la ISO 9241-11:1998 (Guía de especificaciones y medidas de usabilidad) o la ISO/IEC 9126-1:2001 (Modelo de calidad del producto)

Puedes descargar el Checklist (Doc 310 Kb) de la ISO 9241-210 que ofrece el seguimiento, aplicación y conformidad del estándar.

Gracias a Muriel Garreta y a Enric Mor por la pista.

E-books y estándares web

Magnífico artículo de Joe Clark en A List Apart Magazine sobre los estándares web y los e-books. El autor transmite una idea muy clara que intento resumir en la siguiente pregunta:

¿Por qué buscar nuevos estándares si llevamos años «peleándonos» por conseguir que los lenguajes más extendidos en la web lleguen a ser los estándares perfectos?.

HTML no es sólo para la web y deberíamos aprovechar su potencial para seguir buscando las mejores prácticas. De la misma manera deberíamos evitar arrastrar formatos y estilos desde el mundo impreso.

Hablamos de pantallas y por mucho que queramos mantener patrones o contextos de uso nos vamos a sentir obligados a trabajar bajo otros parámetros, en parte ya conocidos por aquellos que llevan años volcados en los estándares para la web.

Clark habla de grandes proyectos experimentales. Entre ellos está uno de los que más expectación me causa: ePub Zen Garden.

Recuperando el estilo aplicado por Dave Shea para CSS Zen Garden, los creadores de ePub Zen Garden buscan demostrar, al igual que hizo Shea, que el futuro sigue estando en la separación entre presentación y contenido. Por eso animan a los diseñadores a que manden sus estilos para ese e-book compartido (Middlemarch, de George Elliot) convertido en el denominador común de todas las propuestas.

Podemos beneficiarnos de las normas establecidas hasta ahora, dice Joe Clark, porque ya existen y no las podemos obviar:

Experimenting with the form of the book is one thing, but E-book structure is not something we should make up as we go along. We shouldn’t pretend there aren’t any rules, nor should we import print-book concepts that do not work in onscreen books. The dominant E-book format of the future, ePub, can benefit from our nearly ten years’ experience building standards-compliant websites.

El ePub, como formato de libro digital dominante, debería aprovecharse del recorrido que llevamos hasta ahora.

Nadie quiere jugar con Internet Explorer 6

A estas alturas todos sabemos o hemos sufrido las desavenencias de un triste navegador llamado Internet Explorer 6, IE6 para los amigos, que llora sus últimos días obligándonos a colocar hacks por doquier.

Pero esto debía llegar a su fín y ha sido el gran profesional Andrés Nieto quien ha tomado la iniciativa de proponer un día sin IE6.

Con el apoyo de los usuarios y el asesoramiento de otro grande como es Yusef, se ha desarrollado el NOIE6Day, doblemente programada (día y código) para el día 18 de octubre de 2009.

Hasta entonces, y gracias a mi colega Fernando, veo que el ilustrador John Martz ha optado por colocar una graciosa ilustración que les aparece a todos aquellos usuarios que accedan a Momentile con esta versión de Explorer. Ha publicado el proceso de creación en su blog y aquí tienes el genial resultado.

IE6 denial message for Momentile.com
Attribution-NoDerivs License by John Martz