Abandonemos la noción de "página web"

Disculpen el extremismo manifiesto de esta frase pero no estoy intentando hundir ningún barco. Aligero la carga que llevamos a nuestras espaldas desde hace años y con la que, a estas alturas, yo me siento algo incómodo.

Cuando pensamos en “páginas web” establecemos criterios de definición, arquitectura, composición, maquetación… que parten de la idea “página en blanco” para crear y construir. Pero ¿qué pasa cuando, de repente, el ancho de tu página no es fijo?. ¿Qué pasa cuando los contextos de uso de una supuesta página se amplían?. ¿Qué pasa cuando la interactividad adquiere mayor relevancia?. El concepto “página” comienza a difuminarse, pierde su sentido pero, sin embargo, lo seguimos utilizando de la misma forma que “colgamos el teléfono” o “tiramos de la cadena”. Con el añadido que en nuestro caso condiciona nuestro trabajo.

A veces rellenamos espacios que creemos controlar pero el futuro no lo podemos pintar así. El futuro se viste de contenido adaptable, modificable, flexible, que se acomoda a diferentes espacios, que podemos seguir integrando en un documento llamado página (definición de la RAE: Documento situado en una red informática, al que se accede mediante enlaces de hipertexto) o web pero que ya no trabaja con esa noción original.

Insisto. No estoy cuestionando el concepto que utilicemos. Eso tiene fácil solución. El problema es el enfoque que damos a nuestros productos o servicios interactivos a partir de la definición formal y del modelo mental que todos manejamos.

Buscando “aliados” que defiendan argumentos sobre esta idea he dado con Mark Boulton, cofundador de Five Simple Steps y autor de Designing for the web. Sus explicaciones en este sentido son muy claras:

Binding content to the book is what all good book designers do. To do this, they use Canons of Page Construction, or other principles to design grid systems that, when populated by content, create that connection. But with all paper-based design, they start with paper. Paper that has edges, ratios that can be repeated. A canvas. And here’s the thing. Creating layouts on the web has to be different because there are no edges. There are no ‘pages’. We’ve made them up.

Quizás sea necesario profundizar mas en estos argumentos y dedicar mas reflexiones digitales pero como dice Boulton, el momento es ahora. Tenemos que empezar a librarnos de ciertas ataduras que condicionan nuestros proyectos.

Todo esto creo que enlaza muy bien con un post que dejé por aquí hace un tiempo sobre la simplicidad y la curación de contenido. En aquel momento se insistía en la necesidad de dar máximo sentido a nuestro contenido. Ahora el objetivo vuelve a ser el mismo y se refuerza con una nueva idea:

Don’t start from an imaginary page

El diseño web es diseño de experiencias

Hace un mes Andy Rutledge hablaba de diseño web y de diseño de productos en su blog. Con cuatro párrafos me dejo pensando en muchas cosas sobre los temas que aquí se abordan. Guarde la referencia y hoy la vuelvo a recuperar porque creo que cada una de sus frases tiene mucho sentido, dice mucho de nuestro trabajo.

Web design is product design. Drawing a picture of the product is not designing the product. Web design is experience design. Drawing a picture of on-screen content or mechanism behaviors is not designing the experience. The functioning html/css (and sometimes JavaScript) is the design.

A este post añado otro post altamente recomendable de Luis Villa, del mismo mes de agosto, que toca la esencia de otros muchos asuntos relacionados con el diseño de experiencias y con la construcción de experiencias de uso.

Esto ya no es válido: en internet, la Promesa, lo que se comunica al cliente, se funde con el Cumplimiento, que es la experiencia del usuario, una vivencia de primera mano y que es difícilmente manipulable.

La marca no es un logotipo, un pantone o una tipografía. La marca es la historia que cuentan de tí tras haber interactuado contigo, no importa el canal. Sea web, sea una tienda, sea un Call Center. Se asocia a una experiencia, a una conversación en la que no aparecen logos ni pantones.

La suma de posts, de entradas desconectadas aparentemente unas de otras han sido siempre una fuente de información valiosa para todos. Pensamientos, reflexiones y experiencias sobre la experiencia que se complementan y que no deberían perderse (toma nota del consejo-tagline de Luis), ni reducirse a 140 caracteres, ni a 100 ni a 2.

En este caso dos entradas fabulosas suman cientos de reflexiones ramificadas que a su vez facilitan el discurso sobre aquello que construimos día a día.

Nueva QDQ

QDQ estrenó ayer un nuevo diseño web e hizo explotar en Internet el color azul de su marca así como un mensaje claro y directo: más local, más social y con más contenido.

new QDQ

Se trata de un rediseño que he vivido relativamente cerca gracias a Álvaro (@kremaster) y que ha contado con un gran equipo, capaz de concebir a medio plazo la idea de un nuevo QDQ.

En su momento, el traspaso de este producto (de la guía en papel a Internet) ya fue un salto importante en un sector que ha vivido años del soporte físico. Pero el reto que se habían marcado ahora era consolidar sus servicios en Internet y que mejor manera de hacerlo que potenciando su “alianza” con las PYMES para que éstas sean más visibles en el mundo online.

Reconozco en este último argumento una gran estrategia de negocio ya que Internet a veces es un territorio demasiado hostil para las pequeñas y medianas empresas. Pero QDQ Media ha sabido aprovecharlo ofreciendo una gran cantidad de productos y servicios que pueden ayudar a aumentar presencia, notoriedad y ventas.

Ahora, con el rediseño ya publicado y analizándolo en detalle, vemos cambios significativos:

Negocios humanos: Se habla de personas (ya era hora).

-Optimización de la tecnología y la geolocalización para llegar a un entorno cercano, local.

-Notable mejora del sistema y los procesos de búsqueda.

-Aumento del contenido relevante que beneficia tanto a clientes como a usuarios.

-Recomendaciones, favoritos, cupones y diversas formas de compartir en redes sociales.

Supongo que irán apareciendo nuevos cambios y se irán observando incorporaciones y mejoras en este rediseño que como se puede observar atraviesa el lado humano y tecnológico a diferentes niveles.

En Sonesu puedes encontrar una revisión más exhaustiva de la nueva QDQ con una propuesta que también comparto para la home (aunque significaría reconsiderar el tema fotográfico y volver a ubicar el historial de búsquedas):

propuesta QDQ

El diseñador web perfecto no existe

El diseñador Jason Gross reflexiona sobre la profesión y sobre la influencia de las comunidades de diseño en nuestra formación constante como diseñadores web.

No debería existir el diseñador web perfecto, señala Gross, a la vez que ofrece argumentos poderosos que se convierten en grandes consejos para aquellos que comienzan en la profesión:

El objetivo del diseñador web es no ser nada. No existir. Dejar que la gente se olvide de ti para encontrarse con tu producto o servicio. Eso es lo que les importa.

When your target audience is caught up on the content of your website — the design does not exist at all, or is invisible — and, in turn, the web designer and any trace of his work ceases to exist.

No intentes ser el mejor porque ningún usuario busca al mejor.

The creator of a web design does not stand by his work smiling and shaking hands with its viewers — chest puffed out, proud of his masterpiece.

Los diseñadores acostumbran a decir lo que han hecho para que la gente lo vea y lo use. Pero son invisibles porque no esperan los aplausos del público. Son invisibles porque al usuario (casi) no le importa lo mucho que le ha costado hacerlo. Son invisibles porque no hay obras enmarcadas ni lugares únicos, exclusivos o ideales.

Un diseñador web prefiere el éxito de la funcionalidad, del usuario, de la experiencia de uso. Esa es la que vale y la que suma puntos.

Cómo pensar como un tipógrafo en HTML y CSS

Así es como define Laura Franz su próximo libro, un estudio riguroso sobre tipografía y diseño web que ahonda en la teoría y la práctica tipográfica y la traslada a la red, para tratar aspectos tan importantes como la legibilidad, la facilidad de lectura, la composición, el color…

Typographic Web Design

Este e-book interactivo titulado Typographic Web Design se publicará en agosto de este año y, entre otras cosas, vendrá con ejercicios prácticos sobre HTML y CSS que serán útiles para comprender y aplicar en cada caso  las mejores soluciones en tipografía web.

Typographic Web Design

Aunque no se haya publicado todavía puedes descargar dos muestras del primer y segundo capítulo y leer la tabla de contenidos. Serán suficientes para que valores la calidad, profundidad y detalle del material que, en breve, nos va a presentar esta profesora de la University of Massachusetts Dartmouth especializada en diseño tipográfico.

Opacity Design Group

Opacity es un estudio de diseño canadiense que comenzó a funcionar en 2001 y que, a día de hoy, ha conseguido posicionarse y mostrar en su haber un portfolio digno de admiración.

Opacity design group

Proyectos editoriales, identidades visuales, portales y sitios web, diseños impresos de diversa índole o aplicaciones para dispositivos como el iPhone son sus puntos fuertes.

Pero todo lo hacen con mucha limpieza, sin olvidar la sobriedad, e imprimiendo la fuerza necesaria a cada elemento incorporado en una interfaz, imagen o material impreso. A esto hay que sumar la elegancia de su página, de navegación clara y fluida sin perder calidad e interés en la presentación de cada uno de los proyectos.

Opacity Design Group

Opacity Design Group