¿Dónde están las nuevas ideas?

Bill Taylor,cofundador de Fast Company, hace una interesante reflexión en el blog de Harvard Business Review que paso a resumir en preguntas. Preguntas tan directas como el título de dicha reflexión:

¿Estás aprendiendo tan rápido como el mundo está cambiando?.

1- ¿Eres capaz de dibujar el futuro y captar nuevas ideas que te permitan ir mas allá de tu competencia?, ¿de dónde provienen esas nuevas ideas?.

So if you want to learn faster, you’ve got to think differently about where new ideas come from

2-¿Cuáles son tus fuentes de inspiración?, ¿crees que las nuevas ideas surgen desde tu campo de conocimiento?.

If you want to learn faster, look and live more broadly

3-¿Reflexionas sobre ideas que se han formado en tiempos pasados desde otras disciplinas (filosofía, psicología, sociología…)?.

…the best source of new ideas in your field can be old ideas from unrelated fields.

Ideas that are routine in one industry can be revolutionary when they migrate to another industry,…

4-¿Con quién y de quién aprendes? ¿Con quién experimentas nuevas ideas?¿las compartes?

the hidden genius locked inside your company, the collective genius of customers, suppliers, and other smart people who would be eager to teach you what they know if you simply asked for their insights

Me gusta la reflexión de Taylor porque es capaz de resumir,en pocas palabras, cuestiones, ejemplos y formas de aprendizaje que te pueden ayudar a plantear nuevas estrategias para un producto o para tu empresa.

Pueden parecer básicas pero si las piensas bien, verás que muchas veces nos olvidamos de ellas. Quizás por eso, porque son básicas.

 

Métricas y prestamistas

Métricas con encanto, artefactos valiosos y prestamistas de primera. Hubo una época que todo era más fácil y a la vez más preciso y exacto. Ahora la vida se ha vuelto mas compleja y el prestamista mas retorcido. No utilizamos palos, utilizamos varas que nos venden al metro y cuando vuelves, nada es comparable. No podrás romperla ni decir que ya está zanjado porque cada muesca ha aumentado su valor por dos, por tres, por cuatro…

Tally Stick

Imagine going to the local store in Wittenberg, Germany, in the midsixteenth century and not having enough cash to pay for the pig you wanted to roast for dinner. You might have to borrow some money and, in order to record your debt, the person making the loan would use a tally stick like this one. The stick was notched in the presence of both the lender and the borrower and then split in two, so that each person retained half. According to Andreas Hille, the state archaeologist responsible for Wittenberg, the contours of the stick and the distinct split guaranteed that only these two particular halves could be fit back together—insurance against anyone trying to cheat by adding more notches. When the borrower was ready to repay his debt, the two halves were put back together. The stick was then thrown away or destroyed.

Archaelogy Magazine. Artefacts. Vol. 64 N. 6, noviembre/diciembre 2011

De la trasferencia a la asimilación de información en el aula

Hablaban ayer en ReadWriteWeb de la innovadora metodología de enseñanza aplicada por Eric Mazur (@eric_mazur), profesor de física de la Universidad de Harvard, basada en focalizar el tiempo en el aula y lograr que los estudiantes profundicen en aspectos esenciales, reales y cercanos a su mundo, dejando así que la transferencia y el consumo de información sea una labor externa al aula y, por tanto, menos gestionada y atendida por el profesor.

butacas aula

Educators need to transfer information, he said, but students also need to do something with this information to make it stick—not simply parrot it back during a test, but actually assimilate it and take ownership of it, so they can apply this knowledge in a different context. If students can’t do that, he said, then they haven’t really learned anything.

Siguiendo los argumentos de Mazur, si un estudiante es incapaz de aplicar lo aprendido a nuevos contextos, entonces es que no ha aprendido nada. Por esa razón este profesor, autor del libro Peer Instruction: A User’s Manual, propone sacar del aula la parte más fácil del proceso, la transferencia de información, y comenzar a trabajar la comprensión y la asimilación de información a partir de dinámicas de grupo donde las tecnologías, en este caso el software construido junto a otros colegas de Harvard llamado Learning Catalytics, tienen mayor protagonismo y estimulan el proceso de aprendizaje.

El pasado mes de julio Mazur puso en práctica su metodología en una conferencia sobre tecnología educativa en Boston (grabada en vídeo, comienza en el minuto 16)  e insistió en la necesidad de hacer el aprendizaje más dinámico dejando a un lado «la clase tradicional» (Ending the ‘tyranny of the lecture’).

La solución propuesta con Learning Catalytics se basa en preparar un conjunto de cuestiones (ConceptTest) y dejar que los alumnos, después de un tiempo de debate, marquen su respuesta utilizando el dispositivo que deseen utilizar en el aula (ordenador, móvil, tabletas…).

El profesor obtiene en el momento los resultados y puede saber qué porcentaje de estudiantes ha acertado y qué porcentaje ha fallado, incluyendo su posición en el aula. De esta manera si el porcentaje de respuestas correctas no es significativo se puede incidir en la pregunta ofreciendo más detalles o aclaraciones.

Learning Catalytics

La herramienta se presenta como un nuevo servicio de la Universidad de Harvard. Sin embargo el trabajo de Mazur comenzó hace muchos años y tengo la impresión que se ha visto obstaculizado en más de una ocasión por la resistencia del propio sistema a realizar cambios en los procesos de enseñanza y aprendizaje ya establecidos.

Un breve recordatorio y una adaptación de la metodología al uso de las nuevas tecnologías puede que sea suficiente para volver a propiciar el debate, que esta vez coincide con los cambios que estamos viviendo con el Espacio Europeo de Educación Superior.

 

Aprender de nuestros errores en el diseño de experiencias

Rosenfeld Media ya ha presentado su próxima publicación. Un trabajo de Victor Lombardi con un título muy sugerente: Why We fail?.

Una pregunta directa que esconde a su vez muchos interrogantes pero que parte de un planteamiento muy didáctico sobre los cientos de proyectos que no han cuajado y de los que podemos aprender muchas cosas.

Nos hemos acostumbrado a escribir o leer sobre buenas prácticas y sobre éxitos imparables que ofrecen una buena experiencia de usuario. Pero ¿qué hay de aquellos proyectos olvidados?.

Por recordar un caso conocido, Enrique Dans nos hablaba precisamente ayer de Orkut, una red social creada por un empleado de Google en 2004 que a pesar de tener éxito en países como Brasil o la India fue básicamente ignorada por el resto. Ahora, la popularidad de G+ puede que se deba en parte a los errores que se hayan podido cometer con Orkut y la propia compañía habrá sabido aprender de ellos.

No se si es el caso más significativo pero como Orkut existirán otras muchas iniciativas similares, abandonadas por no satisfacer expectativas, no trabajar con una estrategia clara o por no ajustarse a las necesidades e intereses de los usuarios a las que se dirigían. De una u otra manera todos tenemos en nuestro cajón de los recuerdos proyectos de este tipo y, siguiendo la idea principal del libro de Lombardi, no estaría mal desempolvarlos y revisarlos para saber qué sucedió en aquel momento y qué falló.

Por otro lado, y siguiendo la línea del libro, creo que otro tema interesante podría ser analizar qué ha permanecido en todos nuestros proyectos. Algo así como el denominador común, tanto en los procesos como en el producto interactivo final. Quizás sea una buena idea para poder identificar rasgos básicos, elementos similares, soluciones cercanas que hemos empleado en todos nuestros trabajos.

Es posible que te lleves alguna sorpresa al ver esa constante. Irremediablemente y a pesar de la evolución tecnológica y social, ciertas cosas permanecen porque forman parte de nuestro estilo personal o profesional, de nuestra forma de trabajar o de nuestros «vicios ocultos».