El libro negro de las leyendas urbanas

Tomás Hijo, experto en contar e ilustrar temas legendarios y populares y autor de la imagen que adorna la cabecera de este blog, publica su segundo libro El libro negro de las leyendas urbanas, los bulos y los rumores maliciosos (Editorial Styria).

El libro negro de las leyendas urbanas

Tras el éxito de su obra Leyendas, milagros y rumores extraordinarios de la ciudad de Salamanca (tres ediciones y traducción a lengua inglesa), este ilustrador salmantino y profesor de la Facultad de Comunicación se acerca al inconsciente colectivo, ese lugar que alimenta y hace crecer  las leyendas de nuestro tiempo.

Leyendas que, como indica el propio autor,  ya no tienen brujas, ogros, duendes o bosques sino mafias, multinacionales, agentes del gobierno y centros comerciales. Todas comparten un prototípico preámbulo: “Al amigo de un amigo le ha pasado…”.

Tomás lo define de la siguiente manera:

Una leyenda urbana es un rumor que ha tenido buena fortuna, el reverso tenebroso de un chiste, una advertencia dramatizada. En ocasiones, los sucesos que relatan acaecieron realmente; en otras, se trata de deformaciones de los hechos; en otras más, puras invenciones malévolas. Siempre se cuentan con certeza y se acogen con interés, porque hablan de viejos temores e ilusiones universales. Son, en cualquier caso, un medio para reducir un mundo gigantesco, monstruoso e incomprensible a la escala de un cuento infantil, de una caricatura manejable.

La recopilación es exquisita y está llena de conocidas historias que, después de haberlas leído u oído, no hemos podido por menos que comunicarlas a los cuatro vientos.

Traficantes de órganos, maldiciones cinematográficas, fantasmas en la carretera, reencarnaciones, productos alimentarios con propiedades alucinógenas… son algunas de los sucesos, relatos o simples rumores que se recogen en este trabajo.

El libro se presentará en Salamanca el próximo 3 de abril y es probable que Tomás cuente con la compañía de gente de Cuarto Milenio. Los amigos de la “nave del misterio” no podrían faltar a una cita como esta.

Un pensamiento en “El libro negro de las leyendas urbanas