De Harvard University a "Google University"

Matt Welsh explica en su blog, con mucha claridad, su nueva situación como trabajador de Google, haciendo una comparativa con la actividad que desarrollaba en su anterior puesto de trabajo.

Esta reflexión no me parecería interesante si no fuera porque Welsh ha renunciado hace unos meses a su puesto de profesor en la Harvard University para dedicarse a tiempo completo a Google.

En anteriores posts explica las razones de su renuncia, dejando igualmente claro que no tenía ningún problema con la universidad ni con sus compañeros de trabajo (por si había alguna duda). Tanto es así que otro post del director del departamento, presentado en el mismo blog de Welsh, confirma la buena relación que existía.

Toda esta información me parece valiosa, especialmente si nos centramos en los detalles. En el fondo, y aunque no podamos comparar Harvard con cualquier otra universidad, y mucho menos con una universidad española, Welsh evidencia problemas e inconvenientes inherentes a toda institución universitaria y al propio sistema. Algunos ejemplos:

«First meeting of the day with random person visiting from a random company in Taiwan who will never give me any money but wants me to spend half an hour explaining my research projects to them in extraordinary detail».

«Realize that I have to give lecture in half an hour. Pull up lecture notes from last year. Change «2009» to «2010» on the title slide. Skim over them and remember that this lecture was a total disaster but that I don’t have time to fix it now».

«The cynical view is that as an academic systems researcher, the very best possible outcome for your research is that someone at Google or Microsoft or Facebook reads one of your papers, gets inspired by it, and implements something like it internally».

«Academics have a lot of freedom, but this comes at the cost of high overhead and a longer path from idea to application».

Debajo de ese magnífico discurso sobre el valor de las mismas como motores de cambio, lugares de experimentación y creatividad o escaparates de innovación, subyace una cultura del inmovilismo que no debe su crecimiento unicamente a la tradición.

El propio sistema se pervierte a sí mismo hablando de acreditaciones, artículos científicos y carreras docentes, alejándose inevitablemente de la realidad social que le toca vivir y jugando al desorden y la improvisación con miles de oportunidades que llaman a su puerta.

No se puede generalizar ni con una bandada de gansos pero…forzando la generalidad, si te dedicas a escuchar, a mirar, a leer… entenderás porqué el verdadero valor de la universidad se escapa.

Por suerte… no pasa nada… siempre hay tiempo para reaccionar.

Una respuesta a “De Harvard University a "Google University"”

Los comentarios están cerrados.