La toma de decisiones y el exceso de opciones. Tómate tu tiempo

Hay artículos e investigaciones que dejan huella y, pasados unos años, siguen siendo una referencia y un apoyo importante para posteriores trabajos. Ese es el caso del artículo escrito por Kathleen D. Vohs, Noelle M. Nelson, Roy Baumeister, Brandon J. Schmeichel, Jean M. Twenge y Dianne M. Tice en 2008 titulado: Making Choices Impairs Subsequent Self-Control: A Limited-Resource Account of Decision Making, Self-Regulation, and Active Initiative.

Lo tenía guardado desde hace tiempo y, ahora que vuelvo a leerlo, no puedo por menos que compartirlo.

El artículo comienza con dos frases que invitan claramente a la lectura completa del documento:

The rich complexity of human social life is partly attributable to choice. Each day millions of people make multiple decisions.

Con estas dos afirmaciones ya tenemos mucho que pensar acerca de aquello que hacemos cada día, bien para nosotros mismos o para otros.

choices

Nos enfrentamos continuamente a numerosas opciones. Voy en coche, en autobús o en metro: pago en metálico o con tarjeta: me tomo una cerveza o un agua, mando este correo ahora o mañana. Sin entrar en decisiones mas trascendentales como elegir una carrera, viajar a otro país o dejar el trabajo por una novia en Argentina.

Está claro que tener opciones siempre es bueno. Pero cuando ese número de opciones es elevado, nuestro esfuerzo para tomar decisiones es mayor y, en consecuencia, puede que lleguemos a ser menos productivos o que nuestra capacidad para tomar la decisión acertada se reduzca considerablemente. Cuántos días dices eso de: ¡No he dado pie con bola! (no exactamente esta frase pero algo parecido).

En el diseño también. Lo decía Edward Tufte y lo recordaban en UsabilityPost:

Good design is about choice, and choice isn’t just about saying ‘yes’ to that one thing, it’s about saying ‘no’ to everything else, too.

Si estás diseñando en estos momentos, deberías saber que tus decisiones sobre millones de opciones van a provocar un resultado. Ese resultado no siempre estará sustentado en el consciente mas absoluto e incluso se puede producir a partir de una pequeña cantidad de información que extraemos de la experiencia (la experiencia de elegir).

De hecho, es posible que aquello que hayas diseñado se pudiera haber diseñado de otras mil maneras posibles sin que por ello tu resultado final sea mejor o peor. Es el tuyo. Al fin y al cabo, no siempre hay respuestas simples o soluciones únicas a un mismo problema.

En el mercado hay cientos de coches y, a pesar de tener todos ellos una gran cantidad de elementos y piezas en común (volante, palanca, pedales, freno de mano, warning, etc) su diseño nos permite elegir, tomar decisiones de compra e incluso saber qué coche nos gusta mucho y qué coche no podemos ni ver. Esto demuestra que los detalles son importantes y que cada decisión de un equipo de diseño puede generar reacciones muy variadas en nuestros gustos y preferencias.

El mejor consejo que siempre he escuchado es el de “tómate tu tiempo”, acompañado de otras frases célebres como “respira profundamente”, “date un paseo a ver si te despejas”, “déjalo para mañana que ya verás como es otro día”, etc. Esa sí que es la mejor decisión. No tener prisa, no arrepentirse y no lamentar tus decisiones.

Apresurarse, sentir la presión de cerca o no tomarse el tiempo que corresponde, solo por satisfacer a esos mismos que te presionan, inevitablemente va a derivar en una mala decisión.

 

La experiencia y las diferentes percepciones del tiempo

Steve Taylor nos cuenta en su libro Making time: Why Time Seems to Pass at Different Speeds and How to Control it que cuando éramos niños el tiempo pasaba lentamente y que a medida que envejecemos parece que se acelera. Es decir, la percepción del tiempo en la infancia es muy diferente a la que se tiene cuando se es adulto.

En las primeras etapas de nuestra vida el tiempo pasa muy despacio y tienes la sensación de hacer muchas cosas durante el día. Una vez superas una edad determinada todo sucede mas deprisa y el tiempo se convierte en tu enemigo del día a día.

Prueba a escribir la fecha de hoy y entenderás de qué se trata. Parece que fue ayer cuando escribías 2005 o 2008. Incluso no hace tanto que llevas escribiendo 2012 y solo quedan cuatro meses para terminarlo (entiéndase esta interpretación desde el lado mas optimista, si es posible). En este caso, a la explicación de Taylor tenemos que sumarle nuestra tendencia a percibir los acontecimientos recientes como más remotos de lo que son, y de percibir los acontecimientos lejanos de forma más reciente de lo que son (telescoping effect).

Taylor plantea incluso la existencia de dos vidas en el ser humano. Una hasta los 5 años y otra el resto de la vida. Su razonamiento es que en nuestros primeros 5 años experimentamos tantas cosas y de una manera tan intensa que podría superar a los 70,80,90… años restantes.

No hay duda que algo afecta a esta forma tan cambiante de entender y percibir el tiempo. El profesor William Reville, de la University College Cork, escribía hace unos días en irishtimes.com un artículo titulado Why does the return journey feel quicker? donde planteaba que esas modificaciones perceptivas están asociadas a variables como, por ejemplo, la cantidad de información que procesamos, el tipo de experiencia vivida, el número de experiencias nuevas que vivimos a cada momento o a la forma que tenemos de afrontarlas.

Los viajes de regreso parecen más cortos que los viajes de ida, dice el profesor Reville. Pero todos sabemos que si ese viaje de regreso es en avión, con turbulencias o con condiciones climáticas adversas, el tiempo se alarga enormemente.

And now, a little homework. Using the attentional gate model of prospective timing, explain why “a watched pot never boils”, why earthquakes feel longer than they are, and why the “return trip” always feels shorter.

La existencia de un tiempo único y absoluto, coincidente para diferentes observadores, viene a ser un argumento poco sólido cuando se piensa en Einstein y la teoría de la relatividad. De acuerdo con dicha teoría, nuestra percepción del espacio-tiempo es relativa y está sujeta a diferentes variables y circunstancias. De esta manera, entendiendo que todo depende de “observadores”/percepciones y contraviniendo los presupuestos de la mecánica clásica, ¿podríamos controlar el flujo del tiempo, alterarlo, aprender a dominarlo y expandirlo o contraerlo desde nuestro interior cambiando la forma que tenemos de experimentar cada momento de nuestra vida, de nuestra realidad?.

Pon tu mano sobre una estufa caliente durante un minuto y te parecerá una hora. Siéntate junto a una chica bonita durante una hora y te parecerá un minuto. Eso es la relatividad. [Albert Einstein]

En boingboing.net también hacen una referencia al escrito del profesor Reville y a sus planteamientos sobre la duración del tiempo con un post titulado The neurobiology and psychology that connect summer vacation with your morning run.

Time is relative. Remember how each day in grade school (especially summer days) seemed to last for an eternity? Ever notice how it seems to take forever to travel a new route on your bike, while the return trip along the same path is done in the blink of an eye?

La cantidad de información que podemos procesar o la cantidad de información que nuestra memoria es capaz de almacenar puede que tenga mucho que ver en esto, por lo menos si lo enfocamos desde las teorías de la percepción.

Cuando somos niños acumulamos una gran cantidad de información sensorial que se extiende en el tiempo y lo “alarga”, lo “estira”, haciendo que nuestras experiencias sean intensas, duraderas. Todo nos sorprende, nos llama la atención y nos resulta fascinante. Sin embargo, de mayores ya no son tantas las cosas que nos sorprenden. Los edificios son edificios, un hormiguero es un hormiguero y sabemos que por las noches puede haber luciérnagas pero ya no las prestamos atención. Nuestras experiencias comienzan a ser familiares, habituales, rutinarias.

Por deducción, nuevas experiencias, nuevos retos, novedades y cambios en tu vida harán que el tiempo “vaya más despacio” y vuelva a alargarse como cuando éramos niños. Otra idea que plantea Taylor es aumentar “los tiempos conscientes” de nuestras experiencias. Recuperar nuestros momentos de extrañeza y asombro por las cosas aparentemente mas insignificantes o vivir el presente con intensidad capturando mas información y prestando mas atención a nuestro entorno.

Bajo un planteamiento diferente, el profesor Philip George Zimbardo, autor del conocido experimento de la prisión de Stanford, también ha dedicado buena parte de sus estudios científicos a describir nuestra percepción del tiempo a partir de diferentes perspectivas sociales o culturales. Para este profesor emérito de psicología, la perspectiva que tengamos del tiempo determina e influye en nuestra personalidad, en nuestras relaciones o en nuestra forma de enfrentarnos al mundo.

Sus estudios son muy interesantes aunque van mucho mas allá del propósito de esta reflexión. Aun así, no dejes de ver el divertido vídeo de Zimbardo donde hace gala de sus fantásticos argumentos sobre el tiempo y los husos horarios.

Imagen de previsualización de YouTube
RSA Animate – The Secret Powers of Time

 

¿Dónde están las nuevas ideas?

Bill Taylor,cofundador de Fast Company, hace una interesante reflexión en el blog de Harvard Business Review que paso a resumir en preguntas. Preguntas tan directas como el título de dicha reflexión:

¿Estás aprendiendo tan rápido como el mundo está cambiando?.

1- ¿Eres capaz de dibujar el futuro y captar nuevas ideas que te permitan ir mas allá de tu competencia?, ¿de dónde provienen esas nuevas ideas?.

So if you want to learn faster, you’ve got to think differently about where new ideas come from

2-¿Cuáles son tus fuentes de inspiración?, ¿crees que las nuevas ideas surgen desde tu campo de conocimiento?.

If you want to learn faster, look and live more broadly

3-¿Reflexionas sobre ideas que se han formado en tiempos pasados desde otras disciplinas (filosofía, psicología, sociología…)?.

…the best source of new ideas in your field can be old ideas from unrelated fields.

Ideas that are routine in one industry can be revolutionary when they migrate to another industry,…

4-¿Con quién y de quién aprendes? ¿Con quién experimentas nuevas ideas?¿las compartes?

the hidden genius locked inside your company, the collective genius of customers, suppliers, and other smart people who would be eager to teach you what they know if you simply asked for their insights

Me gusta la reflexión de Taylor porque es capaz de resumir,en pocas palabras, cuestiones, ejemplos y formas de aprendizaje que te pueden ayudar a plantear nuevas estrategias para un producto o para tu empresa.

Pueden parecer básicas pero si las piensas bien, verás que muchas veces nos olvidamos de ellas. Quizás por eso, porque son básicas.

 

Alberto Cairo: There are no scraps of men

Creo que esta exposición en TED, basada en una realidad concreta, no requiere muchas mas explicaciones. Alberto Cairo, responsable del programa de atención ortopédica que tiene el CICR en Afganistán explica su trabajo con afganos víctimas de accidentes muy variados.

Discapacitados con los que comparte “humanidad y dignidad en medio de la guerra”. Un vídeo imprescindible que hay que ver y conservar.

Métricas y prestamistas

Métricas con encanto, artefactos valiosos y prestamistas de primera. Hubo una época que todo era más fácil y a la vez más preciso y exacto. Ahora la vida se ha vuelto mas compleja y el prestamista mas retorcido. No utilizamos palos, utilizamos varas que nos venden al metro y cuando vuelves, nada es comparable. No podrás romperla ni decir que ya está zanjado porque cada muesca ha aumentado su valor por dos, por tres, por cuatro…

Tally Stick

Imagine going to the local store in Wittenberg, Germany, in the midsixteenth century and not having enough cash to pay for the pig you wanted to roast for dinner. You might have to borrow some money and, in order to record your debt, the person making the loan would use a tally stick like this one. The stick was notched in the presence of both the lender and the borrower and then split in two, so that each person retained half. According to Andreas Hille, the state archaeologist responsible for Wittenberg, the contours of the stick and the distinct split guaranteed that only these two particular halves could be fit back together—insurance against anyone trying to cheat by adding more notches. When the borrower was ready to repay his debt, the two halves were put back together. The stick was then thrown away or destroyed.

Archaelogy Magazine. Artefacts. Vol. 64 N. 6, noviembre/diciembre 2011