Cómo destruir la universidad (americana) en cinco sencillos pasos

En Junct Rebellion, Debra Leigh Scott y Chris LaBree han comenzado su particular batalla para luchar contra el hundimiento y la desaparición del auténtico sistema universitario americano. En su opinión, en los últimos 30 años se ha ido tejiendo una universidad corporativista, gobernada y administrada por una maquinaria que busca el beneficio inmediato y la generación de ingresos a partir de actividades de dudosa objetividad.

Siendo mas claros, los autores de este blog (que a su vez trabajan en un libro y un documental sobre este asunto) definen la universidad como una fábrica de títulos, una «Edu-fábrica», que considera a los estudiantes como clientes y contrata a profesores por semestres, pagándoles sueldos bajos y sin dotarles de recursos o formación para hacer frente a las exigencias del sistema.

En definitiva, las necesidades de los estudiantes, el valor del profesorado y la esencia de la investigación se reducen al mínimo en la búsqueda de un mayor número de ingresos que beneficie a unos pocos.

En su última entrada en el blog, How The American University was Killed, in Five Easy Steps (que ya cuenta con mas de 500 comentarios), hablan sin tapujos de la realidad del sistema educativo de educación superior americano y marcan 5 razones por las cuales la universidad ha sido y está siendo destruida:

1- Falta de financiación y reducción de fondos a las universidades públicas.
2- Empobrecimiento, desprofesionalización y falta de atención al profesorado.
3- Gobierno y toma de poder/control por parte de una creciente clase administrativa.
4- Aumento de la cultura corporativa centrada en el beneficio inmediato y la generación de ingresos.
5- Destrucción de la calidad del estudiante – destrucción de la calidad de la educación.

Quizás sea un buen momento para tomar nota y, sin llegar a un tono excesivamente derrotista, observar el estado y la situación de nuestras universidades. No me atrevo a argumentar una destrucción de nuestro sistema universitario pero algunos de los pasos o razones que explican en Junct Rebellion nos pueden ser muy útiles.

While claiming to offer them hope of a better life, our corporatized universities are ruining the lives of our students.   This is accomplished through a two-prong tactic: you dumb down and destroy the quality of the education so that no one on campus is really learning to think, to question, to reason. Instead, they are learning to obey, to withstand “tests” and “exams”, to follow rules, to endure absurdity and abuse. Our students have been denied full-time available faculty, the ability to develop mentors and advisors, faculty-designed syllabi which changes each semester, a wide variety of courses and options. Instead, more and more universities have core curriculum which dictates a large portion of the course of study, in which the majority of classes are administrative-designed “common syllabi” courses, taught by an army of underpaid, part-time faculty in a model that more closely resembles a factory or the industrial kitchen of a fast food restaurant than an institution of higher learning.

¿Dónde van mis impuestos?. Visualización de la transparencia frente al 15M

Intentar dar una respuesta a esta pregunta en los tiempos que corren podría significar un serio problema. No tanto porque estemos hablando de datos que no puedan ser revelados como por la dificultad de interiorizar, comprender, interpretar toda la información por parte del ciudadano, especialmente cuando no es entregada adecuadamente.

Presupuestos Generales del Estado

Así, sin dejar de lado el movimiento 15M y los cambios exigidos por la ciudadanía en una democracia escasamente transparente y participativa (es decir en una escasa democracia), el movimiento hacia una accesibilidad de los datos públicos  ya debería haberse planteado hace muchos años.

Asuntos tan elementales como la claridad informativa de un gobierno o la transparencia plena que ahora reclamamos deberían ser características ineludibles de un estado democrático.

La tecnología nos puede ayudar a ser más trasparentes y es una gran mediadora en nuestro difícil proceso transformador de grandes volúmenes de datos. Pero otras veces constituye un problema porque evidencia la facilidad con la que ciertos problemas complejos pueden ser resueltos. Saber, por ejemplo, como se distribuye la riqueza de un país o dónde van a parar los millones de euros que maneja una administración pública serían un ejemplo de ello. Ejercicios de transparencia que hemos perdido por el camino pero que intentamos recuperar diariamente como señala Herbert G. Spencer:

Creo que eso es lo que ha pasado con la transparencia, como concepto y como valor artístico. Ha sido absorbida (para bien, espero) en su totalidad por la sociedad. Como diría Kandinsky, ha llegado a la base del triángulo y hoy es moneda de cambio, casi un commodity. La transparencia ha llegado a la vida diaria como valor que perseguir y construir, al estado como exigencia, a la política como un deber ético y a la administración en general como una estrategia de sostenibilidad.

Toda esa información disponible para el ciudadano pero pocas veces accesible genera automáticamente una ruptura de las garantías democráticas.

Proyectos como AbreDatos, Open Data ChallengeWhere Does My Money Go? en UK y su versión española – realizada por David Cabo (@dcabo ) – titulada ¿Dónde van mis impuestos?, vienen a reclamar precisamente eso. Un mayor análisis y transformación de los datos públicos colocándolos al servicio del ciudadano y mejorando su accesibilidad para alcanzar una imagen real de determinados aspectos políticos, sociales, culturales, económicos…. Por aquí creo que empieza el verdadero compromiso y la transparencia que se reclama en las calles.

abredatosyopendata

Fórmulas valiosas que aprovechan la creatividad y el buen hacer de tantos profesionales. Capturar datos – con todo lo que eso implica – comprender, procesar, visualizar y comunicar.

dondevanmisimpuestos

¿Pero qué gobierno estaría dispuesto a asumir la claridad expositiva de tantos datos públicos?. ¿Cómo dejar que cualquier ciudadano entienda la realidad tan rápidamente?.

¿Estás en Irán?. Envíanos información

Lamentable y triste situación la que están viviendo los iraníes que asisten impasibles a una vulneración constante de los Derechos Humanos.

La dura represión por parte de las fuerzas de seguridad son la punta del iceberg de un país que, entre los muchos males que acumula, cuenta con serias restricciones en el acceso a la información gracias, entre otras cosas, a un sistema legal que no protege las libertades de expresión y de asociación.

Ayer fueron desbloqueados los servicios de mensajería vía móvil pero las agencias se siguen quejando de los problemas técnicos. Aun así, el nuevo gobierno del reelecto Mahmud Ahmadineyad no ha podio impedir que Internet, las redes sociales y la telefonía móvil hayan servido para facilitar la comunicación y denunciar los abusos que se están cometiendo.

Desde las elecciones presidenciales del 12 de junio periodistas, políticos, intelectuales, estudiantes o ciudadanos seguidores de Mir Husein Musaví, han sido controlados, detenidos, torturados y obligados a ¿confesar? con el único objetivo de silenciar cualquier crítica y evitar el flujo de información que destape la verdad.

La falta constante de información y las restricciones impuestas han llegado hasta tal punto que, gracias a la información ofrecida por What´s next: innovations in newspapers, descubríamos hace unos días que la BBC solicitaba el apoyo de todo aquel que pudiera enviar información desde Irán:

Are you in Iran? What do you think of the current situation? Are you taking part in the demonstrations?

If you have any information you would like to share with the BBC you can do so using the form below:
Send your pictures and video to yourpics@bbc.co.uk or text them to +44 7725 100 100. If you have a large file you can upload here.

Read the terms and conditions

At no time should you endanger yourself or others, take any unnecessary risks or infringe any laws.

Las represalias contra los periodistas y el ejercicio de su profesión están siendo terribles. A día de hoy la BBC sigue solicitando la participación ciudadana para recopilar información de interés y facilita el envío de experiencias y opiniones desde el propio país.

La incertidumbre, la desinformación y la confusión que reina en todo el país, demostración evidente con el caso de Neda Soltani, no hacen más que avivar las protestas, pero esto no parece afectar a la campaña de represión del gobierno.

El principio de Peter sigue más vivo que nunca

En la década de los 60 Lawrence J. Peter comenzó a presentar los casos que estudiaba acerca de la incompetencia del ser humano.

Gracias a las sugerencias, el apoyo y la colaboración del escritor canadiense Raymond Hull, en 1969 publicaron conjuntamente el principio de Peter, uno de los descubrimientos más relevantes y extendidos de la historia,  fuente de explicación y debate de numerosos comportamientos sociales y psicológicos del ser humano.

imagen extraída del libro El principio de peter

Tal principio está relacionado especialmente con la incompetencia ocupacional, dando a entender que «en una jerarquía, todo empleado tiende a ascender hasta su nivel de incompetencia». De esta manera los ascensos se producen de un nivel de competencia a un nivel de incompetencia.

Esto no quiere decir que todos seamos unos incompetentes en potencia ya que, los argumentos y las posible soluciones expuestas por los autores son más amplias, y han permitido predecir, explicar y solventar numerosas situaciones en oficios y profesiones muy variadas. El principio es, como señalan, inmutable y universal en la medida que se cumplan las condiciones preestablecidas.

Pero lo más curioso del caso es que al leer cualquiera de sus páginas puedes darte cuenta de errores propios, experiencias personales / profesionales o aspectos más generales de nuestro entorno, que no hacen más que confirmar los postulados de este principio.

Esto demuestra la claridad de las ideas de Peter al explicar sus observaciones así como la validez de muchas de ellas.

Así por ejemplo, al referirse a una crisis política o económica, el principio de Peter dice:

1) Muchos de los expertos han alcanzado en la actualidad su nivel de incompetencia: su consejo es desatinado o irrelevante.

2) Algunos de ellos tienen teorías válidas, pero son incapaces de llevarlas a la práctica.

3) En cualquier caso, ni las propuestas sensatas ni las insensatas pueden ser puestas eficientemente en práctica, debido a que la maquinaria de gobierno es una vasta serie de entrecruzadas jerarquías, surcadas de incompetencia en todas direcciones.

Pero no solo podemos extraer explicaciones tan amplias como esta que, quizás, podamos pensar que simplifican en exceso una realidad actual. El escrito de Peter y Hull aterriza también en aspectos más específicos, que se acercan a nuestra experiencia digital:

La codigofilia inicial y digital consiste en una obsesión por hablar con letras y números en vez de hacerlo con palabras.

Este hábito, con el que desgraciadamente me siento identificado en ciertas ocasiones, está muy extendido y, aunque no siempre se puede relacionar con la causa que se describe (que lo trivial parezca importante), no deja de ser una barrera para comunicar adecuadamente.

A veces no nos damos cuenta que nuestros lectores /oyentes / clientes puede que no estén familiarizados con ciertos acrónimos, siglas o abreviaciones.

Ahora bien, esto no quita que en otros casos nos encontremos con discursos que lo único que hacen es despistar o desorientar a propósito para ocultar la simplicidad de ciertas ideas o acciones.

Fonofilia, papirofobia, archivofilia, estructurofilia, incompetencia computadorizada… son algunos otros conceptos descritos en el principio de Peter que, lejos de convertirse en términos sin sentido, a veces esconden nuestros comportamientos más evidentes y notorios.

De todos ellos podemos aprender mucho y deducir aplicaciones prácticas en nuestra vida personal o profesional que nos ayuden a alcanzar la competencia.

En 1999, Fast Company publicó un artículo, titulado How to Manage Geeks, donde daba algunas pistas de la filosofía aplicada por Eric Schmidt, por entonces CEO de Novell, para evitar las jerarquías y lograr una organización más eficiente. Años después, Alexander Kjerulf lo hacía desde una perspectiva contraria: How NOT to lead geeks.

En ambos casos se habla de los geeks pero sus consejos son aplicables a otros entornos, trabajadores o gerencias. Hace tiempo hablé de la gerencia en otras situaciones y, en cierto modo, veo en todos ellos un intento por resolver o evitar en parte los postulados del principio de Peter y llegar a la máxima competencia.

Aun así, asaltan muchas dudas sobre la universalidad de este principio y existen otros principios, estrategias empresariales y formas de gestión corporativa. Pero el simple hecho de cuestionarlo no hacen más que reforzar el interés, el debate y demostrar que sus ideas siguen más vivas que nunca.

Acceso a la versión electrónica del principio de Peter