¿Quieres 5 Gigas?

Recientemente pude observar con mucho detenimiento y con una gran dosis de impotencia como mi disco duro hacía caída libre desde el borde de mi mesa hasta el suelo sin que nada pudiera hacer para evitarlo.

El ruido generado solo me hacía presagiar un final inmediato de 80 Gb de información (bueno, exactamente había llegado a almacenar tan solo 30). La pregunta a la que te enfrentas es: ¿tendrías una copia del contenido, no?. La respuesta no era fácil. Ni siquiera sabía lo que tenía allí dentro metido.

La organización que había establecido dentro del propio disco era única y casi intransferible. Pero si, tenía copia de algunas cositas, por lo menos de las más importantes.

Pensé en comprarme otro disco duro externo y así lo hice pero la  delicadeza de estos aparatos dentro de mi veloz, brusca y azarosa vida era, en cierto modo, incompatible.

Solución: actitud web 2.0. Es decir, quería un sistema de almacenamiento virtual  que no me exigiera estar transportando el “cacharro” de un lado a otro y que me diera garantías suficientes de seguridad, rápidez y permanencia.

Localicé varios servicios on line como 4sharedBox, MyFabrik, Orbitfiles o Drive Headquarters con 1Gb de espacio gratuito, Mozy con 2Gb, Xdrive con 5Gb, Eggdisk con 6Gb y Mediamax con 25Gb (con límite de descarga mensual de 1Gb).

Son algunos ejemplos aunque también cabía la opción de utilizar un correo vía web aprovechando el “desmelene” que han experimentado en los últimos años. Así por ejemplo tenía desde hotmail con sus nada despreciables 2Gb, pasando por los 2500 megabytes (a propósito buena técnica esto de hablar en megas) de Gmail. También tenemos los 30 gigas ofrecidos por 30gigs. Pero no me acababa de convencer este sistema de almacenamiento.

Opté por un disco virtual pero me olvidé de las cantidades y me centré en encontrar un servicio fiable, duradero, conocido y que se adaptara a mis necesidades. Los fallos en las bases de datos, las complicadas interfaces a la hora de subir archivos, la falta de applets que soportaran un drag&drop o las exigencias a la hora de realizar la suscripción podían determinar también mi elección.

Xdrive fue la alternativa. El servicio comprado por AOL, la filial de Internet de Time Warner, en 2005, me permite almacenar, gestionar, compartir y enviar mis archivos con gran solvencia. Consigues tu cuenta de correo AOL y en consecuencia tu screen name y password para acceder al servicio.

A continuación puedes acceder a tus carpetas vía web o descargarte el “Xdrive Desktop Software” que te permite visualizar y gestionar tus 5Gb como si fuera un disco más en el ordenador. A todo esto, tanto la música como las fotos tienen sus pestañas particulares para tener una mayor organización. Incluso para acceder a ellos y verlos como thumbnails en el caso de las fotos o reproducirlos en el caso de los archivos sonoros tiene su propia “fórmula”.

De la misma forma este disco virtual te permite sincronizar con el correo gratuito de AOL (solo he probado este pero creo que también lo permite con hotmail, yahoo o gmail) de tal manera que puedes agregar tus attachments (adjuntos) directamente del mail a tu unidad virtual. Útil, práctico y necesario.

Aun es pronto para evaluar la situación pero creo que he acertado con la elección y el sistema de momento no me ha dado ningún problema.

El maravilloso livery de clickair

Mientras hacemos el esfuerzo por acostumbrarnos a escribir clickair evitando posibles y razonables confusiones con clicair, clic air o click air (u otros que se le ocurran) la nueva compañía despega con un modelo de negocio ya conocido y una marcada estrategia que pinta bonito. Tan bonito como su “livery web” (livery es el término que se utiliza para designar el esquema de pintura e identidad de marca) que a primera vista es limpio y muy racional.
Activa desde el 7 de septiembre de 2006, su despegue veloz y espectacular se ha basado en una oferta de lanzamiento supuestamente dudosa (o dicho de otro modo, propia del funcionamiento publicitario de este tipo de compañías) de plazas a 5 euros.

Desde megustaelturismo se ha hecho un seguimiento al detalle de la evolución de clickair desde que se comunicó publicamente su creación, a mediados de julio y se puede descubrir que los deberes los han hecho muy bien y siguiendo las directrices del “profesor Iberia”.
Hay que recordar que esta compañía cuenta con un quinteto accionarial equilibrado (ACS con Cobra, Iberia Líneas Aereas, Iberostar, Nefinsa, Quercus Equity) que inicialmente confirma que la apuesta es potente.

Pero volviendo al asunto web y sin mucha prodigalidad, se oberva que la simplicidad y consistencia del diseño se consigue precisamente por la frescura de un nacimiento inicialmente pensado. Pero empiezo a vislumbrar un iberia.com.segundaparte. Vamos, la planta de “Oportunidades” de una compañía que necesitaba meter la cabeza en el low cost.

instrucciones en vuelo de clickair

A falta de los clásicos carteles valla publicitaria de Iberia me parece que todo marca la misma evolución. Es de agradecer que la forma de comunicación siga este formato y no la locura colorista de compañías como ryanair pero me hubiera gustado encontrarme con algo nuevo, diferente, innovador. Dudo mucho que consigan mantener la estructura, organización y simplicidad de su diseño porque todos sabemos que esta parte del mercado on line es muy exigente pero…ojalá me equivoque. También es cierto que es pronto para evaluar un espacio de reciente creación y con contenido ajustado.
A proposito, el eslogan podría haber sido: “Que pasa cuando clickair se cruza en tu vida”, porque el parecido razonable de su logo con el de la Fundación Caja Duero es cuanto menos llamativo. Pero los parecidos son inevitables.