Diseño y rediseño

Hace unos días pasé una propuesta de trabajo y, entre los textos, incluí la palabra rediseño, ya que consideraba que el objeto de dicha propuesta era rediseñar el producto que me presentaban.

Mi sorpresa fue que las personas que recibieron el documento me preguntaron por el término y me dijeron: “No queremos un rediseño. Queremos hacerlo nuevo, que lo construyas partiendo de cero porque nos fiamos de tu criterio”.

Desconozco la experiencia que habían tenido con su producto y con el equipo que había trabajado en el mismo pero en sus palabras parecían esconder cierta aversión o rechazo a cualquier cosa que se pareciera a lo que ya estaba publicado. Sin poner foco en esa parte, está claro que un pequeño detalle como este me hizo pensar, una vez más, si la comunicación que establecemos con los clientes es la adecuada. Con una sola palabra podemos conseguir que el enfoque de nuestro trabajo gire 360 grados e incluso que no se entienda correctamente. ¿Y ahora qué, diseño o rediseño?

Diseño o rediseño

Hasta ahora, y valorando la idea que me estaban transmitiendo, un diseño implica la ideación, concepción y creación de una obra, objeto, producto… sin existencia previa y llevando implícito un proceso creativo propio, de planificación e innovación. No llega a ser una definición correcta puesto que no he hablado de la dimensión tecnológica, estética, funcional o afectiva del diseño. Tampoco me he referido a los contextos o las estrategias para hacer frente a las necesidades o intereses de usuarios/consumidores.

En definitiva, el diseño se convierte casi en una contribución individual, única e independiente que un inspirado, original y sensible diseñador “esculpe” entre impulsos divinos y cualidades artísticas sin precedentes.

Rediseñar, según este planteamiento, se convierte en algo secundario, en la actualización de una solución que ya existe. Sería esa operación de maquillaje que mejora, ilusiona lo justo y sale resultona en términos estéticos, puede que incluso funcionales y especialmente económicos. Pero por suerte eso no es lo que querían que hiciera.

¿Y ahora qué hago?

Siguiendo con estos argumentos, debía sentarme en mi mesa, desconectar todos los aparatos tecnológicos, eliminar cualquier distracción y comenzar desde cero a dibujar sobre un bloc de notas con ese carcomido lápiz que me acompaña en cada una de mis encomiables inspiraciones.

Pero antes de seguir por ese camino, que estaréis de acuerdo conmigo que no parecía muy correcto (entre otras cosas porque todos mis lápices están impolutos), se me ocurrió hacer una última consulta y es entonces cuando descubrí que, por suerte, ni diseñar ni rediseñar podían tener tal significado. Todo un alivio y una suerte.

Jan Michl, profesor emerito de Teoría e Historia del Diseño en la Oslo School of Arquitecture and Design (AHO) y profesor adjunto de la Norwegian University of Science and Technology (NTNU), escribió en el año 2002 On Seeing Design as Redesign, un artículo (también disponible en español en la web del autor y en la revista argentina Ramona) donde disecciona los dos conceptos, diseño y rediseño. Este prolífico profesor ofrece en dicho artículo argumentos con los que concuerdo plenamente y que considero tremendamente valiosos para los profesionales del diseño.

Enfrentamos la palabra rediseño a aquello que llamamos nuevo diseño:

It is useful in all the situations in which designers want to distinguish between solutions that a firm or organisation already has and needs to improve, and those which the organisation plans to acquire and which – from the firm’s point of view – must be developed from scratch

El diseño como rediseño

A lo largo de la historia, la construcción y apropiación de la palabra diseño se ha asociado a la creación individual de un producto acabado, original y único, que no se ha visto influenciado por visiones, enfoques o soluciones ajenas.

Terms that we use in that context, expressions such as to be influenced, to be inspired, to take over a solution, to start out from, to build further on or to steal are used with an apologetic (or accusatory) undertone as though they implied a reprehensible lack of independence on the part of the designer, as though the designer ought really to be uninfluenced and indeed immune to influence by others, as though he ought to be 100% original in the sense of starting from scratch

Sin embargo, según relata el autor, el trabajo de un diseñador comienza donde otro diseñador o diseñadores terminaron. Incluso donde él mismo terminó. En este sentido, un diseño nunca finaliza ni puede convertirse en la solución definitiva.

De esta manera, y como eje principal de su artículo, cada rediseño que se hace de un producto complejo integra las soluciones aplicadas por otros diseñadores y, por tanto, el resultado está sujeto a una dimensión colectiva, evolutiva y cooperativa que muchas veces olvidamos.

Así pues, el problema está en concebir el diseño como una creación individual, aislada e imposible de cambiar o evolucionar. Un trabajo personal que no se puede compartir, que tiene nombres y apellidos o que es la marca indiscutible de mi particular y original proceso creativo o del de mi empresa. Pero no es así. Cada vez que diseñas, rediseñas. Cada vez que rediseñas, aportas un nuevo significado, un diseño que recoge las contribuciones anteriores para dar con una nueva solución inteligente y colectiva.

Con toda probabilidad no voy a explicar todo esto a mi cliente pero creo que, en parte, tenía razón. Él quería un diseño (nuevo) y yo se lo voy a ofrecer gracias al trabajo de las personas que crearon el producto que hoy en día aparece publicado. Gracias a todos esos diseñadores y colegas de profesión que crean, comparten, difunden y muestran su trabajo y me sirven de inspiración. Gracias a los cientos o miles de diseñadores que conforman la historia de la disciplina y de los que puedo aprender cada día. Gracias a la posibilidad que tenemos hoy en día de buscar y encontrar con una facilidad abrumadora artículos como el de Jan Michl, “una exploración de un problema descuidado en la educación del diseño”.

En el mismo artículo, que considero de lectura recomendada y obligada para todos aquellos que quieran ser buenos diseñadores, se incluyen anotaciones muy curiosas sobre la teoría darwiniana con referencias a obras como Natural Theology de William Paley o El relojero ciego de Richard Dawkins.

Nota extensa: En este post hay dos mentiras muy gordas.

1- Las personas que me escribieron no utilizaron el final de la frase “…porque nos fiamos de tu criterio”. Lo he añadido yo porque me lo hicieron ver en las conversaciones que tuve posteriormente con ellos o, mejor todavía, por dar fuerza al conflicto dramático y acentuar la tensión y el duelo decisivo del protagonista. Esto es así.

2- El artículo lo tenía localizado antes de la anécdota. Bien es cierto que me vino a la cabeza cuando se me pidió que diseñara, en vez de rediseñar y tenía ganas de compartirlo. Pero vamos, que ni búsquedas, ni bloc de notas, ni lápices. Había que presentar y abordar el conflicto de alguna manera. Esto también es así.

Foto: The Oslo School of Architecture and Design.

Rediseño de la app de recetas de cocina ¿Qué Cocino Hoy?

La aplicación de recetas de cocina ¿Qué cocino hoy? se renueva por completo en su versión 3.0, iniciando un nuevo camino en la definición de producto, la interfaz de usuario y otras novedades que irán llegando en breve.

Qué cocino hoy login y registro
Inicio de sesión y registro de ¿Qué cocino hoy?

Esta aplicación, disponible en la App Store y en Google Play Store fue creada hace 6 años por Pablo Rey quien me contagió rapidamente su entusiasmo cuando me propuso trabajar la experiencia de usuario para esta nueva etapa de ¿Qué cocino hoy?.

Su startup fue seleccionada en la última ronda de inversión del Banco Sabadell en el marco de su programa BStartup 10. Han hecho buenos progresos, especialmente con el apoyo de Dídac Lee como mentor. Además, el historial acumulado de sus primeras versiones – más de 1.500.000 descargas y una posición relevante en la App Store y Google Play – y un modelo de negocio escalable resultan ser un gran atractivo, además de un potencial para futuras inversiones.

Si hay algo que puedo asegurar es que Pablo tenía las ideas muy claras. Solo faltaba ayudarle a dar forma a todas esas ideas, concretarlas en acciones específicas e introducirlas en una línea estratégica de la experiencia de uso que le permitiera crecer a corto-medio plazo. Para versiones mas avanzadas hemos planteado muy buenos propósitos pero será necesario previamente analizar los resultados y la aceptación de estas versiones iniciales.

Hemos intentado acercar el contenido de esta app multiplataforma a los usuarios, hacerlo mas accesible mejorando la navegación, la visualización de recetas y dando los primeros pasos hacia la creación de perfiles, control de la actividad, notificaciones o publicación de contenidos desde diferentes dispositivos. Como decía, actualmente no está todo operativo y hay muchas mejoras y cambios pendientes pero irán llegando progresivamente.

El cambio mas importante de esta app ha sido pasar de off-line a online. Hasta la fecha, las cientos de recetas que estaban disponibles, eran accesibles sin conexión pero eso suponía un problema en el crecimiento de la propia aplicación. Ya sabíamos que ese cambio implicaría alguna molestia para usuarios que hacían un uso continuado o que habían almacenado un largo historial de favoritos. Pero por otra parte, y por aportar foco en usuario y contenido, además de favorecer el crecimiento como red social, en el equipo de ¿Qué cocino hoy? se decidió prescindir de la zona Premium y de la publicidad que había estado presente en versiones anteriores. Simplemente creando tu cuenta de forma gratuita la aplicación te da máxima funcionalidad y acceso a todos los contenidos.

quecocinohoy app
Destacados y vista del menú de perfil de usuario

En este sentido creo que los cambios nos han permitido destacar el gran atractivo de la aplicación: los filtros. Hacer una selección de recetas por ingredientes, por región o por dificultad aportan mucho valor y ponen énfasis en una de las funciones mas demandadas y utilizadas.

Que cocino hoy app filtros
Filtro por ingredientes

Otro aspecto importante de la actualización es el nuevo aspecto de las recetas con su cálculo de ingredientes o el acceso al audio que facilita la lectura. Esta opción cuenta con la posibilidad de seleccionar entre voces de hombre y mujer en castellano de España o de Latinoamerica.

receta en Qué cocino hoy
Mis recetas y parte de la vista de una receta en ¿Qué cocino hoy?

En breve introduciremos también la integración de comentarios o la publicación de recetas desde el móvil o la tablet. Incluso se avecinan otra cuantas mejoras que estoy seguro aumentarán el interés de todos los usuarios y afianzarán el crecimiento de ¿Qué cocino hoy?. De momento, todo el equipo está muy satisfecho de haber conseguido casi 10.000 usuarios registrados y mas de 3500 recetas en su primer mes tras el lanzamiento de la nueva versión. Todo un logro en este sector tan activo y que incorpora a grandes empresas del mundo de la cocina.

Si eres de los que te gusta la gastronomía y la cocina en esta app encontrarás muchas ideas nuevas e inspiración. También podrás compartir tus recetas y dejar que el resto de chefs las valoren o las comenten. Como decimos en la app, es el momento, entra hasta la cocina y aprende, recupera viejas costumbres o comparte los pequeños secretos de la gastronomía. Volverás a cocinar.

Descarga ¿Qué cocino Hoy? en Google Play Store
Descarga ¿Qué cocino Hoy? en App Store

 

Diseños visibles

Los diseñadores han recurrido a diversas interpretaciones funcionales y estéticas de los cientos de objetos que nos rodean. En la transformación y metamorfosis de esos objetos cotidianos hemos podido observar nuevos estilos, nuevas formas o nuevos usos. Aquello que parecía inalterable ha extendido su concepción y significado a partir de la visión del diseñador, de las necesidades y requerimientos del cliente o de los contextos y entornos sociales y culturales.

Napoletana de Riccardo Dalisi
Napoletana de Riccardo Dalisi

 

El resultado es el diseño de productos atractivos que, manteniendo su utilidad, provocan emociones diversas y se han convertido en objetos memorables. Objetos que van mas allá de la apariencia, del adorno o de la ornamentación y que, como dijo Charles Eames, son una expresión del propósito, un proceso de creación y expresión visual que mantiene la esencia del objeto.

colador
Max Le Chinois Colander de Philippe Starck

El objeto no solo se ve modificado así mismo. Modifica conductas, comportamientos, habitos y rutinas. Crea o provoca historias, experiencias. Mantiene una disposición pero también modifica los límites de lo racional o de lo establecido, códigos y reglas de una sociedad que se beneficia de los desafíos y retos que se marca el diseñador. A su vez, éste tendrá que superar o reflejar con mas o menos acierto el estilo y el gusto de una época, la realidad cultural, tendencias, modas…

Todo ello sin olvidarse de las reglas naturales, de las necesidades, tanto del lado de lo físico (utilidad, uso, función, contexto) como del lado de lo simbólico (estética, imagen, lenguaje, discurso).

A watch from Braun
Reloj de Braun

Diseñadores como Riccardo DalisiFrank Gehry, Philippe Starck, Achille Castiglioni o Dieter Rams tuvieron la oportunidad y el talento de diseñar espacios y objetos únicos, irrepetibles, fuente de inspiración para otros muchos diseñadores. Son diseños con los que puedes aprender mucho. Diseños que inspiran, atraen y que contienen historias sorprendentes. Son diseños que se pueden y se deben ver. Diseños visibles.

Puedes encontrar mas diseños en sitios como Cassina, Hive Modern o en CKIE, la tienda de Yanko Design.

5 consejos sobre Experiencia de Usuario para emprendedores

Hace unas cuantas décadas el concepto ‘experiencia’ se hubiera asociado a ungüentos milagrosos, espectáculos circenses o viajes a otra dimensión. Pero hoy la consideración de este concepto, especialmente en el mundo digital, ha variado sustancialmente. Se ha convertido en un factor decisivo de nuestros movimientos on line, de muchas decisiones de compra y en un maravilloso vehículo para la comercialización y exposición de productos.

El uso y el consumo de dichos productos se traduce en una experiencia vivida por parte de usuarios que no solo buscan la última tecnología o la solución mas ajustada de precio. Buscan aquello que se adecue a las tareas que quieren realizar, sin dificultades, sin trampas ni falsas promesas y manteniendo el control en cada toma de decisiones.

¿Cómo definir algo así?¿Cómo conseguir soluciones adecuadas partiendo de esas premisas?. La respuesta es sencilla: el objetivo consiste en comprender a las personas, sus necesidades, sus intereses y entender las tareas que quieren realizar en cada momento.

Estos son los pasos cruciales para lograr una buena experiencia de usuario pero no los únicos. Detrás de este término surgen otras muchas consideraciones que tienen que ver con un nuevo enfoque de trabajo centrado en las personas. Un enfoque de diseño y desarrollo de productos cuyo proceso está guiado por información sobre las personas que van a hacer uso de dichos productos.

Atendiendo a las características del proyecto en el que estemos trabajando, siempre es bueno contar con un equipo mas o menos amplio de trabajo formado por especialistas en diferentes disciplinas (tecnología, marketing, psicología, sociología…). Esto va a dar lugar a nuevos procedimientos y a la aplicación de nuevas técnicas y estrategias para resolver la creación o la mejora del producto.

Aunque los objetivos de la empresa, sus circunstancias e incluso las características del propio producto pueden hacer variar todas estas cuestiones, te propongo algunos consejos ya definidos, inalterables, que deberían ser respetados y que pueden ayudarte a definir mejor tu proyecto.

1. Hay muchas formas de diseñar el éxito
cover Adapt de Tim Harford
En muchas ocasiones pensamos que ciertas fórmulas aplicadas sobre un producto o servicio pueden ser la solución a nuevos proyectos. No hay duda que buscar la inspiración en aquellos negocios que han marcado tendencia desde sus espacios on line y muestran resultados muy favorables es una tarea importante.

Pero las estrategias y soluciones aplicadas no siempre sirven para todos. No hay soluciones únicas y predecibles, especialmente en lo que se refiere a experiencia de usuario. La mejora constante, la iteración y la búsqueda de nuevos enfoques forman parte del proceso.
Busca la personalización de tu producto en orden a la forma en que tu empresa hace negocio y busca el equilibrio entre tus objetivos y los de tus usuarios.

2. No fabriques coches que nadie quiere conducir. Conoce a tu público objetivo.
projectcartoon

Estamos ofreciendo / vendiendo algo. Bien puede ser un producto, una marca, una identidad personal – profesional o simplemente una idea. Antes de saber cómo se va a materializar o cómo hacerlo “social”, es vital identificar un público objetivo.

Habla de perfiles de usuarios, de aquellos que pronto se identificarán como visitantes, compradores, clientes, seguidores… ¿Quiénes son?¿Qué hacen?¿Por qué pueden interesarse por ti? ¿Dónde están o de qué manera pueden llegar a tu sitio?.
Conoce a tus usuarios y prioriza los problemas que has decidido resolver para ellos, pero partiendo de su comportamiento, de sus necesidades, no solo de aquello que te cuenten o que piensen.

3. La experiencia pertenece al usuario
Hard At Work

Esta frase coincide con el primer principio UX que Joshua Porter escribía hace un par de años. Si quieres comprender la Experiencia de Usuario no intentes controlarla. Trabaja sobre ella. Los diseñadores no creamos experiencias, creamos y construimos artefactos que modifican la naturaleza de una tarea, el desempeño de una actividad o el logro de un objetivo. Traducimos todo lo que aprendemos de los usuarios en productos que funcionen bien y colaboramos con otros profesionales para lograr buenas experiencias de uso.
La experiencia es subjetiva y no se crea pero tenemos a nuestro alcance las herramientas necesarias para conseguir que el diseño de un producto simplemente funcione.

4. Sin definir el problema no se puede diseñar la solución.
Giant Knife by Wenger

Define antes de diseñar, prioriza antes de resolver y después decide de qué diseño y producto estamos hablando. Con tus usuarios en mente y con la idea clara de saber que vas a resolver un problema existente, trabaja sobre una solución sin centrarte en la apariencia o sin generar problemas añadidos a los usuarios.
Si el producto ya existe, observa cómo se usa y cómo lograr un mejor servicio al usuario. Si el producto es nuevo no intentes deslumbrar a tus posibles clientes con soluciones futuras. Define y trabaja sobre un problema existente, ya conocido.

5. La UX no es solo tecnología e interfaz
nest

Dicho de otra manera mas simple: No partimos de una interfaz. Si pensamos en personas, en clientes con unas necesidades e intereses definidos no tiene sentido pensar primero en tecnologías, pantallas o procesos. No es la forma natural de lograr buenas experiencias ni la respuesta mas satisfactoria a cada uno de los problemas de diseño. Al contrario, posiblemente vamos a partir de un conjunto de limitaciones asociadas a la creación de esas tecnologías e interfaces que van a impedirnos crecer y desarrollar nuestro negocio centrados en lo que es verdaderamente importante: las personas.

Diseñamos productos, servicios (cómo funciona), para, a continuación, diseñar interfaces (qué se ve / qué se siente).

No limites las posibilidades de tu negocio porque a veces las mejores decisiones en diseño no tienen porqué terminar en una pantalla.
Considerando la tecnología como una barrera entre tu negocio y tus clientes, deberíamos valorar que también hay maneras de evitar la necesidad de una interfaz de usuario
.

El futuro del aprendizaje

Networked Society es un proyecto de Ericsson del que os hablé hace ya unos meses. El propósito de este trabajo es analizar y comprender cómo la sociedad en red está afectando a nuestro mundo. Entender cuáles son los grandes cambios que se están produciendo, los beneficios que genera una sociedad conectada y descubrir las formas de innovación y producción a partir de esta revolución llena de oportunidades.

El vídeo que ahora publican se centra en el futuro del aprendizaje e intervienen expertos en diferentes materias como Seth Godin, Sugata Mitra, Stephen Heppell o Jose Ferreira.

Imagen de previsualización de YouTube

 

Pizarra digital de Herbert Spencer y la paradoja de Bricklin

Esto mas que un post es una agradecimiento público a Herbert Spencer (@hspencer) por compartir con todos Pizarra, una sencilla a la vez que útil aplicación creada con Processing para PC, Mac y Linux, que convierte la pantalla de tu ordenador en una pizarra proyectable.

La reflexión que hace Spencer sobre la necesidad de crear esta herramienta me parece soberbia. Viene a decir que el proceso de crear, dibujar, idear, es tan poderoso como el resultado en sí mismo. Por eso, una aplicación así, rápida y eficiente, resuelve la exposición pública y la compartición de dicho proceso ajustándose a las características del contexto.

Bocetos, wireframes de baja fidelidad, esquemas o explicaciones que demandan expresividad gráfica tienen cabida en Pizarra.

En cierta ocasión escribí sobre este asunto relacionado con la creación de aplicaciones que resuelven problemas específicos y lo llamé la paradoja de Bricklin, haciendo referencia a Dan Bricklin y Bob Frankston, creadores en 1978 de VisiCalc, el primer programa moderno de manipulación de datos a partir de hojas de cálculo.

Bricklin & Frankston
Imagen de Jim Raycroft

El resultado de su trabajo fue una importante aportación a la evolución de una potente herramienta utilizada por millones de personas en todo el mundo. Pero lo mas curioso es que, en el año 2007, después de toda la revolución en este género de programas, Bricklin “se vio obligado” a crear Shiva, una reducción razonada de una compleja hoja de cálculo.

Captura de la aplicación shiva

Se trata de un programa que no requiere bases de datos ni complicadas instalaciones o configuraciones. Fue creado inicialmente para la Newton Centre Minyam, una comunidad religiosa judía en la que Bricklin participa activamente, aunque su ideación y desarrollo responde a un objetivo mas amplio y compartido.

The Software Garden Shiva Signup program is a server-based program to facilitate keeping track of group member sign ups for attendance at events, providing food, etc. It is very general purpose. The program runs on a web server and is accessed using a browser connected to the Internet. Written in Perl, it comes with complete source code but is designed to be easily customized by users without needing to know Perl. The product is available as Open Source software under the GNU GPL license for no charge.

Sorprende que el mismo tipo que había trabajado sobre uno de los programas de tratamiento de datos mas revolucionario de la historia, descubriera que no había algo sencillo, fácil, rápido e intuitivo para gestionar los datos de una pequeña comunidad en un contexto determinado.

Shiva no tiene una interfaz revolucionaria y es posible que nunca llegue a ser una extendida herramienta de gestión pero resuelve una necesidad optimizando esfuerzo, tiempo, objetivos y aprendizaje, sin hacer mas de lo que debería realmente hacer.

Puede que Pizarra no se convierta en una aplicación universal (aunque, como dice la frase, las oportunidades pequeñas son el principio de las grandes empresas) pero responde a un planteamiento maduro y bien razonado donde la tecnología no es lo mas importante. Gracias Spencer.