Diseño y rediseño

Hace unos días pasé una propuesta de trabajo y, entre los textos, incluí la palabra rediseño, ya que consideraba que el objeto de dicha propuesta era rediseñar el producto que me presentaban.

Mi sorpresa fue que las personas que recibieron el documento me preguntaron por el término y me dijeron: “No queremos un rediseño. Queremos hacerlo nuevo, que lo construyas partiendo de cero porque nos fiamos de tu criterio”.

Desconozco la experiencia que habían tenido con su producto y con el equipo que había trabajado en el mismo pero en sus palabras parecían esconder cierta aversión o rechazo a cualquier cosa que se pareciera a lo que ya estaba publicado. Sin poner foco en esa parte, está claro que un pequeño detalle como este me hizo pensar, una vez más, si la comunicación que establecemos con los clientes es la adecuada. Con una sola palabra podemos conseguir que el enfoque de nuestro trabajo gire 360 grados e incluso que no se entienda correctamente. ¿Y ahora qué, diseño o rediseño?

Diseño o rediseño

Hasta ahora, y valorando la idea que me estaban transmitiendo, un diseño implica la ideación, concepción y creación de una obra, objeto, producto… sin existencia previa y llevando implícito un proceso creativo propio, de planificación e innovación. No llega a ser una definición correcta puesto que no he hablado de la dimensión tecnológica, estética, funcional o afectiva del diseño. Tampoco me he referido a los contextos o las estrategias para hacer frente a las necesidades o intereses de usuarios/consumidores.

En definitiva, el diseño se convierte casi en una contribución individual, única e independiente que un inspirado, original y sensible diseñador “esculpe” entre impulsos divinos y cualidades artísticas sin precedentes.

Rediseñar, según este planteamiento, se convierte en algo secundario, en la actualización de una solución que ya existe. Sería esa operación de maquillaje que mejora, ilusiona lo justo y sale resultona en términos estéticos, puede que incluso funcionales y especialmente económicos. Pero por suerte eso no es lo que querían que hiciera.

¿Y ahora qué hago?

Siguiendo con estos argumentos, debía sentarme en mi mesa, desconectar todos los aparatos tecnológicos, eliminar cualquier distracción y comenzar desde cero a dibujar sobre un bloc de notas con ese carcomido lápiz que me acompaña en cada una de mis encomiables inspiraciones.

Pero antes de seguir por ese camino, que estaréis de acuerdo conmigo que no parecía muy correcto (entre otras cosas porque todos mis lápices están impolutos), se me ocurrió hacer una última consulta y es entonces cuando descubrí que, por suerte, ni diseñar ni rediseñar podían tener tal significado. Todo un alivio y una suerte.

Jan Michl, profesor emerito de Teoría e Historia del Diseño en la Oslo School of Arquitecture and Design (AHO) y profesor adjunto de la Norwegian University of Science and Technology (NTNU), escribió en el año 2002 On Seeing Design as Redesign, un artículo (también disponible en español en la web del autor y en la revista argentina Ramona) donde disecciona los dos conceptos, diseño y rediseño. Este prolífico profesor ofrece en dicho artículo argumentos con los que concuerdo plenamente y que considero tremendamente valiosos para los profesionales del diseño.

Enfrentamos la palabra rediseño a aquello que llamamos nuevo diseño:

It is useful in all the situations in which designers want to distinguish between solutions that a firm or organisation already has and needs to improve, and those which the organisation plans to acquire and which – from the firm’s point of view – must be developed from scratch

El diseño como rediseño

A lo largo de la historia, la construcción y apropiación de la palabra diseño se ha asociado a la creación individual de un producto acabado, original y único, que no se ha visto influenciado por visiones, enfoques o soluciones ajenas.

Terms that we use in that context, expressions such as to be influenced, to be inspired, to take over a solution, to start out from, to build further on or to steal are used with an apologetic (or accusatory) undertone as though they implied a reprehensible lack of independence on the part of the designer, as though the designer ought really to be uninfluenced and indeed immune to influence by others, as though he ought to be 100% original in the sense of starting from scratch

Sin embargo, según relata el autor, el trabajo de un diseñador comienza donde otro diseñador o diseñadores terminaron. Incluso donde él mismo terminó. En este sentido, un diseño nunca finaliza ni puede convertirse en la solución definitiva.

De esta manera, y como eje principal de su artículo, cada rediseño que se hace de un producto complejo integra las soluciones aplicadas por otros diseñadores y, por tanto, el resultado está sujeto a una dimensión colectiva, evolutiva y cooperativa que muchas veces olvidamos.

Así pues, el problema está en concebir el diseño como una creación individual, aislada e imposible de cambiar o evolucionar. Un trabajo personal que no se puede compartir, que tiene nombres y apellidos o que es la marca indiscutible de mi particular y original proceso creativo o del de mi empresa. Pero no es así. Cada vez que diseñas, rediseñas. Cada vez que rediseñas, aportas un nuevo significado, un diseño que recoge las contribuciones anteriores para dar con una nueva solución inteligente y colectiva.

Con toda probabilidad no voy a explicar todo esto a mi cliente pero creo que, en parte, tenía razón. Él quería un diseño (nuevo) y yo se lo voy a ofrecer gracias al trabajo de las personas que crearon el producto que hoy en día aparece publicado. Gracias a todos esos diseñadores y colegas de profesión que crean, comparten, difunden y muestran su trabajo y me sirven de inspiración. Gracias a los cientos o miles de diseñadores que conforman la historia de la disciplina y de los que puedo aprender cada día. Gracias a la posibilidad que tenemos hoy en día de buscar y encontrar con una facilidad abrumadora artículos como el de Jan Michl, “una exploración de un problema descuidado en la educación del diseño”.

En el mismo artículo, que considero de lectura recomendada y obligada para todos aquellos que quieran ser buenos diseñadores, se incluyen anotaciones muy curiosas sobre la teoría darwiniana con referencias a obras como Natural Theology de William Paley o El relojero ciego de Richard Dawkins.

Nota extensa: En este post hay dos mentiras muy gordas.

1- Las personas que me escribieron no utilizaron el final de la frase “…porque nos fiamos de tu criterio”. Lo he añadido yo porque me lo hicieron ver en las conversaciones que tuve posteriormente con ellos o, mejor todavía, por dar fuerza al conflicto dramático y acentuar la tensión y el duelo decisivo del protagonista. Esto es así.

2- El artículo lo tenía localizado antes de la anécdota. Bien es cierto que me vino a la cabeza cuando se me pidió que diseñara, en vez de rediseñar y tenía ganas de compartirlo. Pero vamos, que ni búsquedas, ni bloc de notas, ni lápices. Había que presentar y abordar el conflicto de alguna manera. Esto también es así.

Foto: The Oslo School of Architecture and Design.

Pós-graduação em Design de Interação e Usabilidade

Hace unos meses se produjo un cambio en mi situación profesional y laboral. Decidí aceptar la dirección de un nuevo proyecto internacional en Portugal y, desde entonces, no he dejado de descubrir cosas nuevas y de asumir pequeños retos cada día. Por esta razón mi actividad en este blog y en las redes sociales se ha visto un poco afectada. Pero esperemos que no sea así por mucho tiempo.

De entre todos los nuevos desafíos en los que estoy participando, me gustaría compartir la coordinación de la Pós-graduação em Design de Interação e Usabilidade, un curso organizado por Instituto Superior de Ciências da Informação e da Administração (ISCIA) de Aveiro (Portugal), y que cuenta con la colaboración de Yusef Hassan y Nuno Carneiro en la dirección académica.

La oferta está dirigida a la comunidad de habla portuguesa, aunque buena parte de las sesiones presenciales (viernes y sábados), así como el contenido que se va a impartir, se van a ofrecer en portugués, español o inglés indistintamente.

Todos los comienzos son complicados pero la apuesta que ha hecho ISCIA por este curso puede convertirse en una buena oportunidad para formarse y profundizar en sectores profesionales de la experiencia de usuario.

Si necesitas mas información no dudes en preguntarme.

El futuro del aprendizaje

Networked Society es un proyecto de Ericsson del que os hablé hace ya unos meses. El propósito de este trabajo es analizar y comprender cómo la sociedad en red está afectando a nuestro mundo. Entender cuáles son los grandes cambios que se están produciendo, los beneficios que genera una sociedad conectada y descubrir las formas de innovación y producción a partir de esta revolución llena de oportunidades.

El vídeo que ahora publican se centra en el futuro del aprendizaje e intervienen expertos en diferentes materias como Seth Godin, Sugata Mitra, Stephen Heppell o Jose Ferreira.

Imagen de previsualización de YouTube

 

Máster en diseño en pantallas

Ya está disponible toda la información sobre el Máster en diseño en pantallasDesign On Screens, un nuevo postgrado oficial relacionado con el diseño gráfico y de interfaz para nuevos dispositivos, que celebra su primera edición en la Facultad de Comunicación de Salamanca.

Máster en Diseño en pantallas

Cuenta con la colaboración de conferenciantes, profesores y profesionales de diversos ámbitos del diseño con el objetivo de dar a los participantes una completa perspectiva en su formación sobre nuevos dispositivos, soportes y pantallas.

“El objetivo es formar profesionales del diseño gráfico que, desde la comunicación, lleguen hasta la frontera de los desarrolladores informáticos”, aportando soluciones gráficas y de interface que se adapten a la complejidad tecnológica actual o que ayuden a generar buenas experiencias de uso.

Puedes consultar toda la información en la web o contactar con la dirección del Máster para realizar tu inscripción.

Web: designonscreens.com
Twitter: designonscreens
Facebook: designonscreens

Cómo destruir la universidad (americana) en cinco sencillos pasos

En Junct Rebellion, Debra Leigh Scott y Chris LaBree han comenzado su particular batalla para luchar contra el hundimiento y la desaparición del auténtico sistema universitario americano. En su opinión, en los últimos 30 años se ha ido tejiendo una universidad corporativista, gobernada y administrada por una maquinaria que busca el beneficio inmediato y la generación de ingresos a partir de actividades de dudosa objetividad.

Siendo mas claros, los autores de este blog (que a su vez trabajan en un libro y un documental sobre este asunto) definen la universidad como una fábrica de títulos, una “Edu-fábrica”, que considera a los estudiantes como clientes y contrata a profesores por semestres, pagándoles sueldos bajos y sin dotarles de recursos o formación para hacer frente a las exigencias del sistema.

En definitiva, las necesidades de los estudiantes, el valor del profesorado y la esencia de la investigación se reducen al mínimo en la búsqueda de un mayor número de ingresos que beneficie a unos pocos.

En su última entrada en el blog, How The American University was Killed, in Five Easy Steps (que ya cuenta con mas de 500 comentarios), hablan sin tapujos de la realidad del sistema educativo de educación superior americano y marcan 5 razones por las cuales la universidad ha sido y está siendo destruida:

1- Falta de financiación y reducción de fondos a las universidades públicas.
2- Empobrecimiento, desprofesionalización y falta de atención al profesorado.
3- Gobierno y toma de poder/control por parte de una creciente clase administrativa.
4- Aumento de la cultura corporativa centrada en el beneficio inmediato y la generación de ingresos.
5- Destrucción de la calidad del estudiante – destrucción de la calidad de la educación.

Quizás sea un buen momento para tomar nota y, sin llegar a un tono excesivamente derrotista, observar el estado y la situación de nuestras universidades. No me atrevo a argumentar una destrucción de nuestro sistema universitario pero algunos de los pasos o razones que explican en Junct Rebellion nos pueden ser muy útiles.

While claiming to offer them hope of a better life, our corporatized universities are ruining the lives of our students.   This is accomplished through a two-prong tactic: you dumb down and destroy the quality of the education so that no one on campus is really learning to think, to question, to reason. Instead, they are learning to obey, to withstand “tests” and “exams”, to follow rules, to endure absurdity and abuse. Our students have been denied full-time available faculty, the ability to develop mentors and advisors, faculty-designed syllabi which changes each semester, a wide variety of courses and options. Instead, more and more universities have core curriculum which dictates a large portion of the course of study, in which the majority of classes are administrative-designed “common syllabi” courses, taught by an army of underpaid, part-time faculty in a model that more closely resembles a factory or the industrial kitchen of a fast food restaurant than an institution of higher learning.

Sesión UX en MeBA en Zaragoza

El Máster en Administración Electrónica de Empresas (MeBA) de la Universidad de Zaragoza ha organizado, para este jueves 24 de mayo, una sesión sobre Experiencia de Usuario y administración electrónica que tendré el placer de impartir, gracias a la invitación de su director Alfonso López Viñegla (@cuadrodemando), profesor de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de dicha universidad.