Abandonemos la noción de "página web"

Disculpen el extremismo manifiesto de esta frase pero no estoy intentando hundir ningún barco. Aligero la carga que llevamos a nuestras espaldas desde hace años y con la que, a estas alturas, yo me siento algo incómodo.

Cuando pensamos en «páginas web» establecemos criterios de definición, arquitectura, composición, maquetación… que parten de la idea «página en blanco» para crear y construir. Pero ¿qué pasa cuando, de repente, el ancho de tu página no es fijo?. ¿Qué pasa cuando los contextos de uso de una supuesta página se amplían?. ¿Qué pasa cuando la interactividad adquiere mayor relevancia?. El concepto «página» comienza a difuminarse, pierde su sentido pero, sin embargo, lo seguimos utilizando de la misma forma que «colgamos el teléfono» o «tiramos de la cadena». Con el añadido que en nuestro caso condiciona nuestro trabajo.

A veces rellenamos espacios que creemos controlar pero el futuro no lo podemos pintar así. El futuro se viste de contenido adaptable, modificable, flexible, que se acomoda a diferentes espacios, que podemos seguir integrando en un documento llamado página (definición de la RAE: Documento situado en una red informática, al que se accede mediante enlaces de hipertexto) o web pero que ya no trabaja con esa noción original.

Insisto. No estoy cuestionando el concepto que utilicemos. Eso tiene fácil solución. El problema es el enfoque que damos a nuestros productos o servicios interactivos a partir de la definición formal y del modelo mental que todos manejamos.

Buscando «aliados» que defiendan argumentos sobre esta idea he dado con Mark Boulton, cofundador de Five Simple Steps y autor de Designing for the web. Sus explicaciones en este sentido son muy claras:

Binding content to the book is what all good book designers do. To do this, they use Canons of Page Construction, or other principles to design grid systems that, when populated by content, create that connection. But with all paper-based design, they start with paper. Paper that has edges, ratios that can be repeated. A canvas. And here’s the thing. Creating layouts on the web has to be different because there are no edges. There are no ‘pages’. We’ve made them up.

Quizás sea necesario profundizar mas en estos argumentos y dedicar mas reflexiones digitales pero como dice Boulton, el momento es ahora. Tenemos que empezar a librarnos de ciertas ataduras que condicionan nuestros proyectos.

Todo esto creo que enlaza muy bien con un post que dejé por aquí hace un tiempo sobre la simplicidad y la curación de contenido. En aquel momento se insistía en la necesidad de dar máximo sentido a nuestro contenido. Ahora el objetivo vuelve a ser el mismo y se refuerza con una nueva idea:

Don’t start from an imaginary page

Responsive Web Design o Diseño web sensible

Hay que reconocer que la traducción de Responsive Web Design como diseño web sensible no parece la mas apropiada pero es la que ya está mas extendida. El concepto, creado por Ethan Marcotte (@beep) y publicado por primera vez en su artículo de A List Apart, ya está en plena expansión y supone el pistoletazo de salida a una nueva etapa de nuestra evolución digital.

Hubiera preferido diseño web adaptativo, adaptable, escalable o incluso flexible pero, sea cual sea su denominación, anticipa una nueva y potente forma de crear, diseñar y desarrollar sitios web. Si seguimos por esta línea las cosas van a cambiar mucho y los diseñadores ya están ampliando su horizonte de posibilidades, perspectivas y oportunidades.

Responsive Web Design by Ethan Marcotte

Algunos comienzan a ofrecer diseño sensible y otros lo demandan con urgencia para no morir atrapados en una constante adaptación de sitios a dispositivos, plataformas, formatos… Veremos éxitos indiscutibles, desastres naturales y chapuzas solidarias.

Las empresas e instituciones lucharan nuevamente por renovar sus espacios pero la transición será lenta y dolorosa, especialmente si las decisiones las toma el directivo, jefe o mandamás de turno convertido en «experto-opinador en desarrollo web y redes sociales varias». Incluso presupuestos enormes y cuentas gestionadas por vendehúmos harán las delicias del futuro online de nuestros gobernantes, que no de los gobernados.

Pero hasta que todo esto llegue disfrutaremos con los buenos ejemplos que ya pueblan la red y seguiremos trabajando por optimizar y mejorar experiencias visuales. Es todo un reto y, en este caso, creo que volverá a merecer la pena porque el concepto como tal, sea cual sea su nombre, es bueno, muy bueno. Aumenta la utilidad y funcionalidad de los sitios que visitamos generando a su vez nuevas tendencias en diseño y nuevos  estándares que nos obligarán a ponernos las pilas para saber qué ofrecer y cómo ofrecerlo.

Si quieres saber mas tienes el libro Responsive Web Design, escrito por Marcotte y publicado hace unos meses. Pero también comienzan a publicarse interesantes entradas y artículos en diferentes lugares. En Fuse Interactive tenemos un buen ejemplo. Niall Morgan habla de Responsive Web Design y describe de forma resumida el funcionamiento:

The magic of responsive web design is the use of media queries. Media queries are something that has been around since CSS 2.1 in the form of media types but was limited to declaring things like stylesheets for print. When the W3C began working on CSS3 they created the @media query to take it to the next level. In CSS3 media queries allow you to get specific properties of the users browser and operating system such as screen width and screen orientation. With that information we can dynamically change the layout of the site for anything from a 24 inch monitor all the way down to a smart phone.

Actualización 02/01/2012

Dos interesantes referencias que nos hablan de los problemas e inconvenientes del Responsive Web Design:
Responsive Web es un técnica incompleta por César Soplín (via UXLearn)
-Desde el post de César…  Responsive Design is Irresponsible por Kevin John Gallagher.

Estoy de acuerdo con algunos de sus planteamientos y entiendo que no es posible considerar el Responsive Web Design como la solución definitiva, única y final de cualquier site. Valoro esta innovación y su posible evolución ya que ofrece nuevas oportunidades y deja atrás prácticas tremendamente complicadas, poco eficientes.

 

Empleos y sueldos($) en Experiencia de Usuario

Atendiendo a los datos ofrecidos por Indeed y GlassDoor, la compañía americana Onward Search hace un repaso a las profesiones más demandadas en UX y nos indica las generosos sueldos que se cobran al año (me ahorro la traducción de la profesión para no generar demasiada confusión):

User Experience Strategist: Entre 67.000 y 135.000 dólares.

Usability Analyst: 81.000 dolares.

User Interface Designer: Entre 84.000 y 155.000 dólares.

Interaction Designer: 91.000 dólares.

Information Architect: 104.000 dólares.

Cualquier comparación con las profesiones y sueldos ofrecidos en otros países tendrá poca utilidad dado que tendríamos que valorar aspectos sociales, culturales, económicos…

De la información ofrecida por Onward Search me ha convencido la brevedad con la que han definido las competencias y responsabilidades de cada profesional.