Influence Networks: Redes,influencia y periodismo de datos

Influence Networks es una nueva herramienta publicada por Owni, la web francesa de periodismo digital que está revolucionando el periodismo de datos.

Influence Networks

Combinando y facilitando la visualización de información pública sobre personas, instituciones o empresas desde diferentes fuentes de datos, la aplicación muestra conexiones y relaciones semánticas entre “nodos” que ayudan a comprender y aprovechar grandes volúmenes de información, así como a extraer los detalles que hacen posible la elaboración de nuevo producto informativo.

A grandes rasgos, el procesamiento automatizado, la similitud semántica y la revisión manual gracias a la colaboración de los usuarios registrados (y sus niveles de confianza) son algunos de los puntos claves que facilitan el análisis, la transformación y la representación gráfica de todos estos datos.

Influence Networks

Transparency InternationalZeit Online y el Observatoire du Webjournalisme (Obsweb) de la Universidad de Metz son los socios de Owni en este “poderoso” proyecto open source.

Sugerencias semánticas y agregadores de contenidos sociales

La evolución de los agregadores y lectores de contenidos se ha desviado. Hubo un tiempo en que pensé que los grandes clásicos de escritorio iban a llevarnos a un lugar donde todo iba a ser satisfacción plena. Pero no ha sido así. Las versiones actuales están un poco anticuadas (entiéndase el concepto desde el lado tecnológico), no tanto porque no cumplan su función como por la falta de una aparente innovación ante un usuario que se enfrenta a una endiablada saturación de información.

Hace años hablar del Reader, Bloglines o Netvibes era todo un ejemplo de eficiencia. Tus lecturas online estaban centralizadas y la clasificación de contenidos estaba asegurada. Pero siempre hemos necesitado algo más, entre otras cosas porque “pescar” contenido es fácil pero “pescar” contenido relevante y significativo siempre ha sido una tarea farragosa.

fishing

Ahora surgen aplicaciones que demuestran parte de estas carencias y que aprovechando nuestras propias fuentes de contenido (e incluso los mismo lectores) intentan ofrecernos esa “aparente” innovación. Gran idea pero seguimos sin encontrar respuesta a esa inevitable saturación.

En definitiva, del lado del escritorio pocas cosas nos han sorprendido en los últimos años que vayan más allá de alertas personalizables, clasificaciones avanzadas o modos de compartir en todos los lugares. La experiencia de uso ha perdido fuerza por el camino y, en consecuencia, el interés por seguir añadiendo contenidos en nuestros lectores.

Creo que la verdadera evolución se está sintiendo en otros entornos, en otros contextos de uso y basándose, no sólo en el triunfo de la movilidad, sino también en una mezcla importante: aumentar la eficacia y embellecer dando respuestas inteligentes.

Captura de zite

Esto se basa en una mejora de interfaces con un añadido de inteligencia  que facilite una selección y filtrado de contenidos a partir del formato, calidad, relevancia y/o significatividad que el usuario reclama en cada momento.

Todos conocemos el caso de Flipboard, sensacional aplicación que recoge de nuestros perfiles sociales y de otras fuentes toda la información para componer finalmente una “revista social personalizada”. Fuerza visual y elegancia para hacer de nuestra lectura de contenidos una experiencia enriquecedora.

Pero volvemos a lo mismo. Una elegante maquetación y un gran listado de fuentes sociales no parece suficiente.  El gran salto se produce en aquellas otras aplicaciones que buscan entender al usuario, sus necesidades en momentos diferentes, sus gustos, sus preferencias o que preparan los contenidos siguiendo las recomendaciones y preferencias de nuestros contactos.

Zite podría ser un buen ejemplo de aplicación orientada a este propósito.

Imagen de previsualización de YouTube

Este salto evolutivo lo llaman social curation e incluso se habla desde hace un tiempo de los content curator, bien como una profesión a considerar en el campo del marketing, bien como herramienta de filtrado para la información y la toma de decisiones.

Aun así, el dilema entre humanos o algoritmos es claro. Una persona puede saber qué es significativo en el momento oportuno. ¿Y un algoritmo o una máquina?.

Pues esa pregunta parece que es el objetivo de todas estas aplicaciones que están surgiendo bajo el componente social.

Por añadir alguna más. Broadfeed es una aplicación que ofrece contenido compartido en Twitter (no los tweets) y lo muestra utilizando de nuevo la metáfora del periódico o revista.

Broadfeed

Podemos modificar la vista, los tiempos de lectura sin olvidarnos de las miles de posibilidades que ya existen en otras aplicaciones como almacenar favoritos, mostrar los más populares, los más vistos o compartir en herramientas y redes sociales. Aunque la más interesante y sobre la que estoy incidiendo en estas líneas:

The content prioritization algorithm is still being perfected. It will get better over time.

Atender la consulta y la navegación personalizada manteniendo mecanismos de interacción usables y accesibles es un reto que se complica en la medida que sumamos las demandas reales de los usuarios en función de numerosas variables (contexto, entorno, actividad, objetivo, tiempo, significatividad, estado emocional…).

La clave de estas herramientas creo que sigue siendo la mejora sustancial de los aspectos de interacción. Si soy capaz de clasificar, etiquetar, valorar, compartir y recomendar contenido de una manera rápida, cómoda e intuitiva, la aplicación será capaz de aprender a analizar el contenido de mis feeds y proveer, además de satisfacer con mayor acierto.

Nada nuevo bajo el sol si no fuera porque se reclama nuevamente el uso de “agentes inteligentes” que describan el contenido, el significado y la relación de los datos haciendo del filtrado un arte de la semántica.

Apollo News y el futuro de las noticias

El viernes muchos sitios se hacían eco del lanzamiento de Apollo News, la aplicación para iPad de Hawthorne Labs, una startup creada por Shubham Mittal, Prasanna Sankaranarayanan y Evan Reas.

Imagen de previsualización de YouTube

La noticia no sería tan importante si no fuera porque los creadores son antiguos trabajadores de Google y Microsoft, grandes conocedores de los servicios de noticias y, supuestamente, serios competidores para los proveedores de este tipo de contenidos.

Tanto es así que su vídeo habla del periódico del futuro. Sin embargo, por el camino han tenido que corregir la etiqueta de “competidores” que muchos bloguers les habían puesto.

To be clear, we definitely do not want to destroy content providers (and are very aware that if they didn’t exist, neither would Apollo). We are not currently in the content creation business and thus rely on thousands of traditional news sites and journalists to create the content that we then push to our users. We also are relying on user-created content from many of the newer social media sites.

Aun así, y por más que quieran evitarlo, su nuevo proyecto se antoja peligroso, y no tanto por su contenido como por la construcción de una plataforma bien pensada y adaptada al contexto de uso.

Apollo News

Apollo News 2

Sus armas son más peligrosas que miles de dólares de inversión o docenas de trabajadores introduciendo código. Saben lo que tienen entre manos y manejan con soltura aspectos tan importantes como la arquitectura o el diseño de interacción.

Se dirigen a un usuario que conocen bien. Un usuario que navega con rapidez, fluidez y que desea consumir al instante la información de actualidad.

El último post de Evan Reas (@evanreas), titulado Business models: NEWS = PORN,  les delata. Nos descubre la filosofía de fondo de su trabajo.

Puede que la comparación sorprenda (las noticias y la actualidad son como el porno) pero puede que sea la forma de transmitir ideas que cambien el rumbo.

Porn! The Internet is for it

De hecho, ahí están las primeras reflexiones de Reas siguiendo esta comparativa:

1) Niche Content.
2) Offer premium services that can’t be found elsewhere.
3) Have the highest quality content (still, this is niche because the average user won’t pay for incrementally better content).
4) Offer content for free and derive value from knowing your users (knowing your users allows for targeted advertising and providing other value-added services that can be charged for).

Estoy deseando leer el próximo post que promete el autor.

Wired, Adobe y su nueva plataforma para iPad

Adobe es consciente del gran vuelco que se está produciendo en el desarrollo de contenidos para diferentes dispositivos.

Por esa razón, y a pesar de los últimos devaneos de Steve Jobs sobre la introducción de Flash en los dispositivos Apple, ha decidido apostar por una plataforma que permita la distribución de contenido y el lanzamiento de ediciones electrónicas para iPad sin necesidad de utilizar Flash.

El primer gran ejemplo lo encontramos en la publicación de la edición de junio de la revista Wired, algo que ya estaba anunciado y que supone una gran adaptación en cuanto a calidad, interactividad e impacto visual.

Wired en el iPad

Imagen de previsualización de YouTube

La nueva tecnología de visualización digital que ofrece Adobe facilita entre otras cosas la integración de contenido multimedia o la adaptación a la orientación vertical y horizontal. A esto se añade toda la posible experimentación con nuevos formatos y estilos en la publicidad interactiva que puedan aumentar su eficacia y su adecuación al contexto.

El comunicado de prensa publicado en el día de hoy aclara un más el camino que está tomando Adobe:

Soon, the company plans to deliver software on Adobe Labs that will help publishers to transform InDesign CS5 layouts into compelling applications like WIRED Reader. Because this digital magazine solution integrates tightly with Adobe Creative Suite® 5, publishers can expect to leverage their existing workflow investments and designer skills

Aumenta por tanto el interés de esta empresa de software por introducir sus aplicaciones en los nuevos procesos de diseño, optimizando así el flujo de trabajo y enriqueciendo la experiencia de editores y lectores-usuarios.

¿Problemas de escalabilidad en las redes sociales?

No es la primera vez que un concepto en la Wikipedia genera una sorprendente definición, frases poco agraciadas o una imagen polémica. Pero es lo que tienen los espacios compartidos, libres y en constante crecimiento: nunca se terminan, son el punto de partida de muchas ideas… pero también corren el riesgo de ser atacados una y otra vez y están sujetos a errores voluntarios o involuntarios del ser humano.

Todo esto lo saco a colación porque al buscar información sobre el concepto escalabilidad me he encontrado con una curiosa frase en la Wikipedia (y siempre refiriéndome a la versión española) que  dice así:

La escalabilidad se puede medir en diferentes dimensiones… pendiente de completar (Escalabilidad – Wikipedia)

Se ve que no hubo tiempo para extenderse y decidieron avisar al lector que esa información no terminaba ahí, de tal manera que en las próximas horas/ días/ meses se completaría. Algo muy razonable y que no valoro como un error sino como algo intrínseco al funcionamiento y las dimensiones de la “enciclopedia libre”. Sin embargo, también lo voy a aprovechar desde el lado de la complejidad del concepto.

Filter-Scalability
Imagen: Jeff Lowe

Casi de forma casual, la frase parece muy acertada dada la situación actual que vivimos.

La escalabilidad, de forma resumida, cuantifica en qué medida una aplicación, producto, servicio… aumenta su capacidad y logra cubrir una demanda mayor sin perder calidad. Entran en  juego términos como recursos, rendimiento, accesibilidad, utilidad, usabilidad, adaptación… y otros muchos más que, como decía, dada la situación que vivimos, son difíciles de medir o cuantificar.

Se observan así algunas dimensiones “pendientes de completar” que no somos capaces de predecir y que pueden dificultar que un producto o servicio sea escalable. Hace tiempo Ricardo Galli nos hablaba del problema que atravesaba Twitter al tomar decisiones técnicas basadas en “modas tecnológicas e informáticas”.

Hoy, Foursquare, parece vivir también momentos difíciles. Los tiempos que maneja esta red social basada en la geolocalización para hacer frente a la escalabilidad se han reducido. Están tomando decisiones a mayor velocidad, especialmente cuando no habían previsto jugar con esos tiempos o cosechar un éxito tan inmediato.

página error Foursquare

No hay duda que esto afecta a la sostenibilidad del negocio y el riesgo de cometer errores que desemboquen en fracaso es muy alto. Los tiempos de reacción se reducen y si a esto le sumas que al mirar por el espejo retrovisor ves a Facebook, Twitter o incluso, acercándose a gran velocidad, a Yahoo, la necesidad de ofrecer un servicio de calidad, estable y en constante crecimiento se convierte en toda una lucha y en un objetivo prioritario para cualquier empresa o proyecto.

En los tiempos que corren sostenibilidad y escalabilidad parecen ser conceptos que van de la mano y aunque el servicio mantenga la fidelidad de una gran masa de usuarios, las probabilidades de caer (caso Facebook con la privacidad) o de seguir creciendo a pasos agigantados, es una cuestión de detalles que… ¿no somos capaces de controlar o, más bien de prever?.

Cualquier experto te dirá que en todo proceso de planificación, bien sea una web, una empresa, un servicio… la escalabilidad siempre debe tenerse en cuenta desde las primeras etapas y acompañada, por supuesto, de una estrategia clara. Pero los fallos de Foursquare, los errores de la Wikipedia (y no sólo los errores de forma en la definición de conceptos), Twitter o Facebook… ¿podemos achacarlos siempre a un problema de escalabilidad? ¿Va todo tan rápido como para no saber enfrentarnos a la demanda de los usuarios o al correcto almacenamiento y publicación de contenido? ¿Hay tantas cosas “pendientes de completar”?.

Facebook + elecciones = Facelection 2010

Aral Balkan ha sido uno de los primeros en darse cuenta del poder del nuevo modelo publicitario de Facebook.

Se puso a trabajar con la documentación de desarrollo de esta red social para conseguir que el reciente botón “Me gusta” sirviera para algo más que para expresar una preferencia por una marca.

De ahí surgió su página Facelection que, acompañada de la frase Who do you like?, facilita que los usuarios puedan “votar” a su candidato (Gordon Brown, Nick Clegg, David Cameron) para las elecciones de mayo de Reino Unido.

Facelection por Aral Balkan

Una idea muy simple pero que le ha servido para darse cuenta, entre otras cosas, que el funcionamiento con las APIs de Facebook es más complejo de lo que parece y que éstas todavía necesitan un buen repaso para lograr una comprensión más ágil y una implementación más sencilla.

It would be nice if Facebook devoted a little time to reviewing its developer documentation and removing outdated documents as well as possibly writing a few simple getting started guides to get developers up to speed with their APIs, especially the XFBML stuff.

Pero claro, ahí está también la polémica y quizás le interese a Facebook entrar con sigilo por la puerta de la “socialización” de la red.

Convertirse, de la noche a la mañana, en un poderoso distribuidor de tráfico y una amenaza para los negocios de publicidad en la web al renunciar progresivamente al valor de la privacidad, no es algo que guste y mucho menos a sus 400 millones de usuarios.