BlackBerry, no nos cuentes el futuro, háblanos del presente

Las grandes corporaciones y empresas nos ayudan a desvelar el futuro con vídeos muy didácticos. Ofrecen soluciones tecnológicas y audiovisuales muy variadas que, en algunos casos, nos sorprenden por el grado de realismo aportado. Nos hablan de  futuras tendencias en innovaciones y consumos atendiendo a diversos sectores y temáticas: la TV del futuro, los medios de comunicación del futuro, el futuro del libro

Un gran esfuerzo que dibuja la relación del ser humano con la tecnología y que se centra en capturar nuevos hábitos, comportamientos, interacciones… en nuestra vida cotidiana que la hagan más simple y fácil.

Pero un gran esfuerzo que se sustenta, como es de esperar, en innovaciones tecnológicas ya conocidas y pocas veces en escenarios y tecnologías emergentes. Entiendo que hacer esto último significaría, entre otras cosas, distanciarse demasiado de la realidad actual, arriesgarse a cometer errores estudiando qué tecnologías van a predominar o surgirán y, por supuesto, desmarcarse en exceso de los intereses comerciales y/o empresariales de quién difunde el vídeo. Hasta ahí todos de acuerdo.

El problema es cuando se realiza este esfuerzo sin atender a cuestiones esenciales que van mas allá del imperativo tecnológico. Eso es lo que le ha pasado a BlackBerry con su vídeo BlackBerry Future Visions 2. Si el primer vídeo (BlackBerry Future Visions 1) ya me pareció irrisorio, este segundo me parece insultante, especialmente cuando uno observa la evolución de RIM, de sus smartphones y del resto de sus dispositivos o servicios.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=qEYS4UAKxgs[/youtube]

No creo que sea el mejor momento para que una empresa como BlackBerry, a la que tenía gran estima no hace mas de un año, difunda vídeos de este calibre. Básicamente por tres razones:

– Hoy en día la competencia no está en una mejor tecnología.
– Ser mas tecnológico no te ayuda a ser mejor. Al contrario, puede convertirse en un síntoma de debilidad.
– Descubrir el futuro no te ayuda a resolver el presente.

Si tienes ocasión de echarle un vistazo al vídeo y quedarte con los detalles observarás errores tan básicos como los que a continuación describo:

1- Un hombre se sienta frente a una gran pantalla táctil (o multitáctil). La postura del hombre y la disposición de la pantalla es la misma que adoptamos cuando utilizamos un ratón. ¿Cuántas horas de trabajo podrá soportar antes de, por ejemplo, tener serios dolores de espalda?.

Imagen del vídeo "Blackberry Future Visions 2"

2- El hombre despliega los perfiles de trabajadores de la empresa que solicitan cambios en la configuración de sus dispositivos. ¿Qué hay de nuevo detrás de estas acciones?¿Nos informan de una nueva fase de la burocracia digital?¿Dónde queda el concepto de descentralización?.

Imagen del vídeo "Blackberry Future Visions 2"

3- El hombre maneja una pantalla táctil pero con una interfaz poco adaptada a sus dedos. Clásicos menús emergentes que podrían generar cientos de errores si no se utilizan con precisión (después de una semana levantando el brazo dudo mucho que llegue ni siquiera a tocar la pantalla como para acertar en el botón).

Imagen del vídeo "Blackberry Future Visions 2"

4- Aparece una señorita en escena (que corresponde con el primer perfil atendido por el hombre), coloca su teléfono sobre el mostrador de acceso a la empresa y Voilá!, le llega «un SMS» indicándole que ya han atendido su solicitud. Pero eso sí, el mensaje amablemente le indica si quiere activar su solicitud.

5- Se acerca después al control de entrada, coloca el dispositivo sobre un lector-receptor y le aparece su cara como una muestra «fiable» de reconocimiento que le da acceso completo al edificio. Para qué emplear tiempo y dinero en tecnologías biométricas teniendo el NFC.

Imagen del vídeo "Blackberry Future Visions 2"

6- Después de «fichar» utiliza el dispositivo como si fuera el oráculo del destino y tiran de realidad aumentada para mostrar algo así como la señalética del edificio (incluyendo el clásico cartel «Aquí está tu mesa»).

Imagen del vídeo "Blackberry Future Visions 2"

7- Aparece el segundo perfil en escena, un hombre que utiliza su teléfono para marcar con una puntualidad asombrosa el comienzo de una reunión. Nuevamente el terminal vuelve a convertirse en una fuente «fiable» y  «única» de entrada y salida de información personal/profesional.

Imagen del vídeo "Blackberry Future Visions 2"

8- Aparece nuevamente la señorita del primer perfil intentando acceder, a partir de un teclado virtual (no entro en detalles técnicos o de usabilidad), a una tienda de apps. Descubre una que le interesa pero para comprarla tiene que realizar nuevamente una solicitud. No se si habrás observado la pantalla de la escena inicial pero se puede ver supuestamente el tiempo que se tardó en dar respuesta a su primera solicitud: 18 días. Así que, para descargarte en un futuro no muy lejano una app desde tu empresa, ya sabes lo que hay.

Imagen del vídeo "Blackberry Future Visions 2"

9- Si te roban el terminal no te preocupes. Se han imaginado un avanzado sistema de aviso a la policía (con videoconferencia incluida y actualización de firmware asegurada) que solo funciona cuando «el señor de la gran pantalla táctil» está en su puesto de trabajo. Para cualquier otro momento contacta con el ya conocido Call-Center.

10- Debo corregir el punto 8. La señorita recibe la aprobación de su solicitud de compra al salir del trabajo gracias a que «el señor de la gran pantalla táctil» se ha dedicado toda la mañana a aprobar solicitudes.

No entiendo porqué extraña razón BlackBerry se ha lanzado a crear este tipo de escenarios tan irreales y descontextualizados. Es posible que yo me equivoque haciendo una lectura rápida de ¿un proyecto de investigación empresarial? que no soy capaz de entender. Pero en estos momentos, Blackberry hubiera estado mas acertado con una solución al presente sin descuidar tanto la mirada al futuro.

Disfruta de los Sanfermines con Join my Party

Me escribe Susana para contarme el lanzamiento de una nueva y divertida aplicación para smartphones desarrollada por Biko. Se trata de Join my Party, una app para iPhone y Android construida para cubrir una de las fiestas mas populares de nuestro país y que comienza mañana mismo: Sanfermines 2011.

Join my Party Biko

Su objetivo es muy sencillo pero muy práctico: indicar a qué eventos vas a asistir, estar en contacto con tus amigos y localizaros mutuamente cuando os perdáis entre la multitud.

Incluye también la posibilidad de consultar el programa de fiestas, los eventos que se van a desarrollar durante esos días, en qué lugar se van a producir y una breve descripción de los mismos.

Comunícate con tus amigos y diles si vas a asistir. Además si en algún momento te pierdes y no quieres jugar a «Dónde está Wally?» activa el modo visible y sabrán dónde estás.

Una app simple, práctica y sobre todo muy atractiva gracias a esa estética rojiblanca y a la integración de un conjunto de avatares que recrean los estados y las situaciones mas divertidas durante la fiesta. Muy exportable a otros grandes eventos.

Join my Party avatar

Influence Networks: Redes,influencia y periodismo de datos

Influence Networks es una nueva herramienta publicada por Owni, la web francesa de periodismo digital que está revolucionando el periodismo de datos.

Influence Networks

Combinando y facilitando la visualización de información pública sobre personas, instituciones o empresas desde diferentes fuentes de datos, la aplicación muestra conexiones y relaciones semánticas entre «nodos» que ayudan a comprender y aprovechar grandes volúmenes de información, así como a extraer los detalles que hacen posible la elaboración de nuevo producto informativo.

A grandes rasgos, el procesamiento automatizado, la similitud semántica y la revisión manual gracias a la colaboración de los usuarios registrados (y sus niveles de confianza) son algunos de los puntos claves que facilitan el análisis, la transformación y la representación gráfica de todos estos datos.

Influence Networks

Transparency InternationalZeit Online y el Observatoire du Webjournalisme (Obsweb) de la Universidad de Metz son los socios de Owni en este «poderoso» proyecto open source.

Sugerencias semánticas y agregadores de contenidos sociales

La evolución de los agregadores y lectores de contenidos se ha desviado. Hubo un tiempo en que pensé que los grandes clásicos de escritorio iban a llevarnos a un lugar donde todo iba a ser satisfacción plena. Pero no ha sido así. Las versiones actuales están un poco anticuadas (entiéndase el concepto desde el lado tecnológico), no tanto porque no cumplan su función como por la falta de una aparente innovación ante un usuario que se enfrenta a una endiablada saturación de información.

Hace años hablar del Reader, Bloglines o Netvibes era todo un ejemplo de eficiencia. Tus lecturas online estaban centralizadas y la clasificación de contenidos estaba asegurada. Pero siempre hemos necesitado algo más, entre otras cosas porque «pescar» contenido es fácil pero «pescar» contenido relevante y significativo siempre ha sido una tarea farragosa.

fishing

Ahora surgen aplicaciones que demuestran parte de estas carencias y que aprovechando nuestras propias fuentes de contenido (e incluso los mismo lectores) intentan ofrecernos esa «aparente» innovación. Gran idea pero seguimos sin encontrar respuesta a esa inevitable saturación.

En definitiva, del lado del escritorio pocas cosas nos han sorprendido en los últimos años que vayan más allá de alertas personalizables, clasificaciones avanzadas o modos de compartir en todos los lugares. La experiencia de uso ha perdido fuerza por el camino y, en consecuencia, el interés por seguir añadiendo contenidos en nuestros lectores.

Creo que la verdadera evolución se está sintiendo en otros entornos, en otros contextos de uso y basándose, no sólo en el triunfo de la movilidad, sino también en una mezcla importante: aumentar la eficacia y embellecer dando respuestas inteligentes.

Captura de zite

Esto se basa en una mejora de interfaces con un añadido de inteligencia  que facilite una selección y filtrado de contenidos a partir del formato, calidad, relevancia y/o significatividad que el usuario reclama en cada momento.

Todos conocemos el caso de Flipboard, sensacional aplicación que recoge de nuestros perfiles sociales y de otras fuentes toda la información para componer finalmente una «revista social personalizada». Fuerza visual y elegancia para hacer de nuestra lectura de contenidos una experiencia enriquecedora.

Pero volvemos a lo mismo. Una elegante maquetación y un gran listado de fuentes sociales no parece suficiente.  El gran salto se produce en aquellas otras aplicaciones que buscan entender al usuario, sus necesidades en momentos diferentes, sus gustos, sus preferencias o que preparan los contenidos siguiendo las recomendaciones y preferencias de nuestros contactos.

Zite podría ser un buen ejemplo de aplicación orientada a este propósito.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=wn2wKKZvcG4[/youtube]

Este salto evolutivo lo llaman social curation e incluso se habla desde hace un tiempo de los content curator, bien como una profesión a considerar en el campo del marketing, bien como herramienta de filtrado para la información y la toma de decisiones.

Aun así, el dilema entre humanos o algoritmos es claro. Una persona puede saber qué es significativo en el momento oportuno. ¿Y un algoritmo o una máquina?.

Pues esa pregunta parece que es el objetivo de todas estas aplicaciones que están surgiendo bajo el componente social.

Por añadir alguna más. Broadfeed es una aplicación que ofrece contenido compartido en Twitter (no los tweets) y lo muestra utilizando de nuevo la metáfora del periódico o revista.

Broadfeed

Podemos modificar la vista, los tiempos de lectura sin olvidarnos de las miles de posibilidades que ya existen en otras aplicaciones como almacenar favoritos, mostrar los más populares, los más vistos o compartir en herramientas y redes sociales. Aunque la más interesante y sobre la que estoy incidiendo en estas líneas:

The content prioritization algorithm is still being perfected. It will get better over time.

Atender la consulta y la navegación personalizada manteniendo mecanismos de interacción usables y accesibles es un reto que se complica en la medida que sumamos las demandas reales de los usuarios en función de numerosas variables (contexto, entorno, actividad, objetivo, tiempo, significatividad, estado emocional…).

La clave de estas herramientas creo que sigue siendo la mejora sustancial de los aspectos de interacción. Si soy capaz de clasificar, etiquetar, valorar, compartir y recomendar contenido de una manera rápida, cómoda e intuitiva, la aplicación será capaz de aprender a analizar el contenido de mis feeds y proveer, además de satisfacer con mayor acierto.

Nada nuevo bajo el sol si no fuera porque se reclama nuevamente el uso de «agentes inteligentes» que describan el contenido, el significado y la relación de los datos haciendo del filtrado un arte de la semántica.