La tecnología que construimos

The technology We Build es un breve documento audiovisual de Ben Glass y Tommy Girdwood, de la Concord Academy, que habla de las tecnologías de asistencia y de los proyectos que han desarrollado estudiantes del MIT. Éstos realizan un curso, Principles and Practice of Assistive Technology (PPAT), que consiste en desarrollar proyectos y crear productos tecnológicos, trabajando de cerca con personas con discapacidad que necesitan de las tecnologías de apoyo.

 

La accesibilidad es parte de la Experiencia de Usuario

Esta frase no desvela un argumento nuevo ni pone sobre la mesa algo que desconociéramos pero creo que nunca está de más recordarlo. La accesibilidad forma parte de la experiencia de usuario y constituye un campo de conocimiento valioso cuyos resultados tienen en cuenta la diversidad y ayudan a satisfacer la necesidad de audiencias específicas.

Léonie Watson escribía hace unos días un magnífico artículo titulado Accessibility is part of UX (it isn’t a swear word), donde profundiza en aspectos relacionados con la accesibilidad y su relación con otros campos de conocimiento, como la usabilidad.

The reality is that accessibility is simply a key part of UX. A truly outstanding digital experience is a fusion of accessibility, usability, creativity and technology. The trick is to weave those things together, and to do that successfully there needs to be a cross pollination of skills and expertise.

The good news is that accessibility is usability under a magnifying glass. If you’re thinking about great usability, the chances are that you’re already thinking about great accessibility too.

Si estás comenzando a trabajar en Experiencia de Usuario, en cualquiera de las profesiones que se integran en UX, te recomiendo que leas este artículo. Aborda aspectos esenciales de la usabilidad y la accesibilidad que no están reservados para unos pocos. Están ahí para todos los profesionales de la UX.

¿Dónde van mis impuestos?. Visualización de la transparencia frente al 15M

Intentar dar una respuesta a esta pregunta en los tiempos que corren podría significar un serio problema. No tanto porque estemos hablando de datos que no puedan ser revelados como por la dificultad de interiorizar, comprender, interpretar toda la información por parte del ciudadano, especialmente cuando no es entregada adecuadamente.

Presupuestos Generales del Estado

Así, sin dejar de lado el movimiento 15M y los cambios exigidos por la ciudadanía en una democracia escasamente transparente y participativa (es decir en una escasa democracia), el movimiento hacia una accesibilidad de los datos públicos  ya debería haberse planteado hace muchos años.

Asuntos tan elementales como la claridad informativa de un gobierno o la transparencia plena que ahora reclamamos deberían ser características ineludibles de un estado democrático.

La tecnología nos puede ayudar a ser más trasparentes y es una gran mediadora en nuestro difícil proceso transformador de grandes volúmenes de datos. Pero otras veces constituye un problema porque evidencia la facilidad con la que ciertos problemas complejos pueden ser resueltos. Saber, por ejemplo, como se distribuye la riqueza de un país o dónde van a parar los millones de euros que maneja una administración pública serían un ejemplo de ello. Ejercicios de transparencia que hemos perdido por el camino pero que intentamos recuperar diariamente como señala Herbert G. Spencer:

Creo que eso es lo que ha pasado con la transparencia, como concepto y como valor artístico. Ha sido absorbida (para bien, espero) en su totalidad por la sociedad. Como diría Kandinsky, ha llegado a la base del triángulo y hoy es moneda de cambio, casi un commodity. La transparencia ha llegado a la vida diaria como valor que perseguir y construir, al estado como exigencia, a la política como un deber ético y a la administración en general como una estrategia de sostenibilidad.

Toda esa información disponible para el ciudadano pero pocas veces accesible genera automáticamente una ruptura de las garantías democráticas.

Proyectos como AbreDatos, Open Data ChallengeWhere Does My Money Go? en UK y su versión española – realizada por David Cabo (@dcabo ) – titulada ¿Dónde van mis impuestos?, vienen a reclamar precisamente eso. Un mayor análisis y transformación de los datos públicos colocándolos al servicio del ciudadano y mejorando su accesibilidad para alcanzar una imagen real de determinados aspectos políticos, sociales, culturales, económicos…. Por aquí creo que empieza el verdadero compromiso y la transparencia que se reclama en las calles.

abredatosyopendata

Fórmulas valiosas que aprovechan la creatividad y el buen hacer de tantos profesionales. Capturar datos – con todo lo que eso implica – comprender, procesar, visualizar y comunicar.

dondevanmisimpuestos

¿Pero qué gobierno estaría dispuesto a asumir la claridad expositiva de tantos datos públicos?. ¿Cómo dejar que cualquier ciudadano entienda la realidad tan rápidamente?.

Revolución online para un gobierno que quiere hablar con el ciudadano

No sería una gran sorpresa para nadie advertir de la complejidad y confusión que generan habitualmente los servicios administrativos online de algunos países. En España la situación podríamos calificarla de tormentosa y en algunos casos caótica.

Me arriesgo a afirmar que un porcentaje elevado de usuarios de los servicios de la administración no se sienten cómodos realizando transacciones a partir de las cientos de páginas que gestionan departamentos, áreas, secretarías, ministerios… entre otras cosas porque la accesibilidad, los procesos o la apariencia en muchos casos no se han cuidado ni se han preparado para atender a todos los usuarios-ciudadanos.

En términos generales, localizar servicios o entender el lenguaje empleado suele ser un fracaso constante y la experiencia de navegación no es tan positiva ya que después de varias páginas visitadas sueles terminar en el lugar equivocado.

Menú aeat

Acabamos generando “rituales de interacción” que son los que nos garantizan un acceso directo a servicios que usamos habitualmente y que después de aprenderlos ya no deseamos alterar para evitar el error.

El problema es que a medida que un gobierno va introduciendo tramites o servicios online en los actuales sistemas las posibilidades de iniciar una construcción más coherente van difuminándose. Es como tener un seiscientos y comenzar a ponerle extras o tunear toda su carrocería, aun sabiendo que al motor no le quedan muchos años de vida o que no sube las cuestas porque no puede con el peso de la gran familia que lo utiliza. Todo el dinero empleado en ir introduciendo mejoras no soluciona el problema de fondo: cambiar de coche.

Quizás por todas estas razones comenzar a plantear un único site donde acudir para resolver cualquier gestión, trámite o servicio online, anteponiendo las necesidades de los ciudadanos a las densas estructuras administrativas, no es una idea descabellada. Tanto es así que desde el lado teórico y práctico ya se ha hecho y se llama Alpha.gov.uk (@alphagov).

An unfinished experimental proof of concept of what the UK Government could do with just one rather than many websites

Este proyecto me parece digno de mención porque se sustenta en el esfuerzo de un conjunto de profesionales que, basándose en una lista de recomendaciones (revolution not evolution) y continuando con un prototipo, han alcanzado una línea de propuestas que el propio gobierno de una nación ya empieza a debatir (aunque por desgracia sea condenando nuevamente el sistema a los feudos actuales).

alpha.gov.uk

A grandes rasgos el prototipo ha buscado centralizar en la home los accesos más comunes y añade un atractivo buscador que permite el acceso directo a un servicio, departamento o simplemente la localización de contenido relacionado con algún concepto. El sistema asume que:

– La gente comienza utilizando un motor de búsqueda,

-busca reducir al mínimo el tiempo que pasa en el sitio web de un gobierno o administración,

-no entiende su estructura.

El resultado es la búsqueda de un solución simple a un problema complejo:

Government should take advantage of the more open, agile and cheaper digital technologies to deliver simpler and more effective digital services to users.

Pero siguiendo esas directrices la home no es la única que soporta el peso de todo el proyecto.

It’s all about the nodes, aka landing pages, and what lives at them, not the hierarchy of the website that they live on.

Many commercial websites live or die by the effectiveness of their landing pages, and the same applies to government.

Toda la propuesta está fundamentada, ha llevado un trabajo profundo haciendo uso de metodologías DCU y se ha materializado en un prototipo “alfa” que se declara a sí mismo erroneo, inconsistente e impreciso. Pero está ahí, obteniendo feedback constante.

Una gran ayuda para enfocar este asunto por el buen camino.

La accesibilidad de Google Chrome es más accesible

Si hay algo que se le ha achacado al navegador Chrome con mayor fuerza han sido y siguen siendo sus problemas de accesibilidad.

Tanto es así que, hace unos días, se hacía una petición directa a Google para que mejorase estos errores, dejando así que los usuarios con limitaciones de acceso a la información y al contenido web no encontrasen tantos problemas al usar lectores, herramientas o soportes de ayuda.

La traducción de esta carta la puedes encontrar en accesibilidadweb y, allí mismo, nos informaban de la rápida respuesta de Google con las nuevas actualizaciones y con la invitación a la comunidad de desarrolladores a que participen de un nuevo proceso de mejoras.

A esto podemos sumar la nueva categoría de extensiones sobre accesibilidad que Google anunciaba ayer y donde ya podemos encontrar soluciones para:

-aumentar el tamaño de cualquier texto seleccionado – [ChromeVis]
-navegación web desde el teclado sin necesidad de usar el ratón – [Keyboard Navigation]
-mejoras y correcciones de color para disfunciones como la Protanopía, Deuteranopía o Tritanopía – [Chrome Daltonize!]

En la sección de accesibilidad de The Chromium Projects puedes encontrar más información. Aun así, Google no ha perdido la oportunidad de mostrarnos en vídeo algunas de estas nuevas extensiones.

Imagen de previsualización de YouTube

Hay voluntad para cambiar, hay trabajo de fondo y se facilita la participación.

En consecuencia, podemos afirmar que Google Chrome es más accesible.

Historia de la Tiflotecnología en España

Nuevo artículo en la revista nosolousabilidad titulado Historia de la Tiflotecnología en España, escrito por Xavier Doménech, informático y consultor en administración SAP y accesibilidad.

Se trata de un análisis histórico y evolutivo de la tecnología para ciegos desarrollada, implantada y distribuida en España.

Señala Xavier que el término tiflotecnología fue incorporado al Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española en 2008, definiéndose como:

Estudio de la adaptación de procedimientos y técnicas para su utilización por los ciegos.

Interesante lectura y una buena síntesis histórica para el ámbito de la accesibilidad.